Falso profeta, falsa bandera y falsa causa

Sahara: el falso profeta peruano del final de los tiempos


Por Lic. Marco Aurelio

El “Caballero de la triste Orden de Malta”, el falso profeta Ricardo Sánchez Serra, vuelve a la carga contra el Reino de Marruecos, soplando nuevamente el clarín para otra cruzada y amenazando, una vez más, con incendiar todo el Norte de África.

El falso profeta, jugando al pájaro de mal augurio, pregona que “se acaba el tiempo para la paz en el norte de África” y le atribuye a Marruecos la preparación de un “ataque Blitzrieg contra el Sahara y Argelia”.

Ya lo hizo en numerosas oportunidades, por ejemplo en agosto y septiembre del año pasado, cuando anunció con la misma arrogancia y la amargura de siempre que “Suenan los tambores de guerra en África del Norte”.

No es de extrañar que al pegapagado, le broten por las venas los indecorosos lucros que obtiene repartiendo halagos a la funesta dictadura militar de Argelia y castigos en contra de Marruecos y sus instituciones.

Es sobre todo al acusar a Marruecos de armarse peligrosamente cuando caga por doble moral porque se delata al callar el hecho de que Argelia es un comprador compulsivo de armas, el primero en África, con el 30 % del total importado en todo el continente, según el informe recientemente difundido por el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo.

Y suma y sigue con sus majaderas elucubraciones en relación al conflicto artificial del Sahara, insistiendo sin convicción, ni argumentos, sólo para quedar bien con su nuevo amo argelino, Chakib Kaid, quien viene a cumplir funciones en el Perú.

También, en su frustrado intento de pegar un salto hacia cualquier parte, el pegapagado le atribuye a Marruecos “un evidente complejo de inferioridad con los argelinos, a quienes les echan la culpa de todos sus males y les inventan toda clase de intrigas, en una enfermiza paranoia”. Hasta por el inodoro se le escapan las ratas al falso profeta cuando habla del Reino de Marruecos.

¿Acaso intenta revertir la historia invirtiendo los papeles y cambiando el orden de los elementos? Sería demasiado pedirle que aclarara ¿en qué, cuando y cómo puede rivalizar Argelia con Marruecos para que este la envidie?

Por si duda alguna le queda todavía al pegapagado sobre el abismo que separa un país milenario como Marruecos, independiente por más de 12 siglos, de una república petrolera como Argelia, bastaría recomendarle que se fije, sólo por un momento, en el número de turistas que viajan al Reino y cuántos son los que se atreven a cruzar el Mediterráneo rumbo al país vecino.

Como ciudadano de un país turístico por excelencia, el patético falso profeta debe enterarse que la mayoría de los turistas no van donde sólo hay sol y playas, sino donde hay civilización, cultura, paz, seguridad, alegría de vivir, amabilidad y hospitalidad.

El Perú, México, Egipto, Grecia, Italia, a España, India, Turquía son buenos ejemplos de ello y Marruecos ya superó la barrera de los diez millones de visitantes en 2013, en su mayoría europeos, asiáticos y latinoamericanos, y persigue alcanzar la meta de los 20 millones para antes de fines de la década.

Otra perlita que se le escapa al “Caballero de la triste Orden de Malta” es cuando compara a “Marruecos en África” con “Chile en América Latina”, aunque por motivos absolutamente dispares porque si a Marruecos le atribuye un “complejo de inferioridad”, a Chile le achaca otro “complejo de superioridad”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Plugin creado por AcIDc00L: noticias juegos
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web