Sahara: Frustrado intento argelino en el parlamento brasileño


Por Hassan Achahbar

La Comisión de relaciones exteriores y defensa nacional (CREDN) de la Cámara de deputados de Brasil realizó el 30 de abril una audiencia pública pautada para debatir sobre la cuestión del Sahara occidental, en repuesta a un requerimiento del diputado comunista Chico Lopes (PCdoB).

La audiencia, convocada con carácter de urgencia, contó con la presencia de los coautores del requerimiento, Jean Wyllys (Psol) y Wadson Ribeiro (PCdoB), así como de la presidenta de la Comisión, Jô Moraes (PCdoB). Por razones no especificadas, el padrino de la iniciativa, Chico Lopes, optó por faltar al encuentro.

Presidenta de la CREDN con la diputada marroquí Jamila Moussalli

Presidenta de la CREDN y la diputada marroquí Jamila Moussalli

Al tratarse de un tema sin interés para el conjunto de la Cámara y de una iniciativa por encargo, se decidió por una reunión no vinculante y que no requería quórum de 17 diputados. De hecho, entre los 513 diputados únicamente cuatro asistieron al encuentro que se inicio con las palabras de la representante del gobierno, Maria Luisa Escorel de Moraes, jefa de la División Paz y Seguridad del ministerio de relaciones exteriores.

La diplomática no se complicó demasiado la existencia. Se limitó a leer, casi silábicamente, un texto hilvanado en el cual Itamaraty marca el terreno al reiterar la posición oficial del gobierno brasileño de no reconocer un ente saharaui “por entender que la solución sobre el estatus final del territorio debe ser alcanzada por vía del entendimiento mutuo entre las partes”.

Sin lugar a dudas, el discurso está muy a tono con la tendencia que se viene observando durante los últimos años en todo Latinoamérica, desde Chile hasta Panamá. En él, Itamaraty reafirma su posición de no interferir en el trabajo de las Naciones Unidas, que entiende del asunto y busca una solución pacífica, justa y mutuamente aceptable.

Por su lado, la presidenta de la CREDN, Jô Moraes, y los diputados Wyllys y Ribeiro, no disintieron demasiado del discurso oficial. Tampoco lo hizo el cuarto en la discordia, el influyente diputado social-democrático, Heráclito Fortes (PSD) quien se tuvo que retirar por la insistencia de Jean Wyllys (en la presidencia) para que sea el embajador de Argelia el que cierra la ronda de intervenciones.

No importa si fue por acuerdo prenupcial o por obediencia debida ya que, como dice el refrán, el que paga manda. En todo caslo, la disonancia estuvo a cargo de una invitada, Socorro Gomes Coelho, presidenta del “Cebrapaz”. Era de prever. El jefe seccional de esta ONG en el Distrito Federal, Marcos Tenório, acaba de regresar de un viaje de 10 días que le organizó la embajada de Argelia.

Socorro Gomes buscó, por su cuenta, llevar la voz cantante en el espurio intento de poner a Marruecos en aprieto en Brasil ya que los convocantes no lograron reclutar a suficientes adeptos para presenciar el ritual en la Comisión de relaciones exteriores.

Según fuentes periodisticas proximas a la propia Cámara, los diputados del Partido de los Trabajadores (PT) se recusaron al ofrecimiento. Bastante tienen con la insostenible situación que atraviesa su leyenda dentro y fuera del parlamento.

Por parte de la extrema izquierda, apenas acudió una ex-diputada, Maria José Maninha (Psol), la misma que enfrentó en el Tribunal de Cuentas del Distrito Federal (TCDF) un cuestionamiento por desvió de fondos cuando estaba al frente de la secretaria de salud del DF entre 1997 y 1998.

Por lo tanto, hechas las sumas y las restas, se puede decir que la audiencia fue un fracaso. En ella, nada ocurrió como estaba previsto. Los planes se vieron trastocados, las expectativas también, por la inesperada aparición en la sala de reunión de dos diputadas marroquíes.

Hubo un momento de cierta perplejidad y hasta de tensión. Afortunadamente no pasó a mayores. En el ojo de la tormenta estuvo la presidenta de la Comisión, Jô Moraes, quien supo manejar la situación con bastante discreción.

Con ligero movimiento, la presidenta se acercó a un pintoresco personaje sentado en la penúltima fila y que, en un marcado acento caribeño y con aire de pocos amigos, le discutía a la presidenta de la CREDN su decisión de darles la palabra a las dos visitantes.

No hay como explicar semejante arrogancia y atrevimiento. Tampoco se entiende porque la presidenta de una de las más importantes comisiones de la Cámara de diputados le tiene que dar explicaciones a un torpe  intruso caribeño.

La presidenta de la CREDN es militante del Partido Comunista do Brasil (PCdoB). El mayor defecto del izquierdismo latinoamericano es su incongruencia y su visión sedimentada en prejuicios ideológicos, en muchos casos errática, como en el conflicto del Sahara.

Brasil Arabia

De igual forma, no se puede entender ¿cómo un presidente del Grupo parlamentario Brasil-Países árabes, Wadson Riberio, se deja arrastrar en el juego de Argelia al endosar una iniciativa hostil a un país miembro del Grupo y de la Liga árabe?

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Plugin creado por AcIDc00L: key giveaway
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia