La presidenta Rousseff y el presidente de los diputados

Corrupción: nuevos sobresaltos en el panorama político brasileño


La Procuraduría general de  la republica en el Distrito Federal  abrió, el jueves, una investigación penal en contra de Luiz Inacio Lula da Silva para averiguar si el ex-presidente brasileño incurrió en un presunto tráfico de influencia nacional e internacional en favor de la empresa Odebrecht, la mayor constructora del país.

Luego de recibir la notica, el ex-presidente se dijo sorprendido por la decisión tomada en el marco de la investigación sobre el mega-escándalo de corrupción llamado “Lava Jato”, y calificó el procedimiento del ministerio público de “arbitrario” y “absolutamente irregular”.

Según el testigo de la fiscalía, Lula da Silva habría influido después de dejar la presidencia, entre 2011 y 2014, para que el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes) financie grandes obras de  infraestructura en países caribeños y africanos.

Simultáneamente, un ex-consultor, el lobista Julio Camargo, acusó ante el Tribunal Supremo Federal al actual presidente de la Cámara de  diputados, Eduardo Cunha, de haberlo presionado para el pago de una propina de  5 millones de dólares a cambio de  favorecer la firma de un contrato con la empresa estatal Petrobras.

El presidente de la Cámara, del Partido Movimiento para la Democracia Brasileña (PMDB), reaccionó muy duro ante la acusación negándola y atribuyéndola a una maniobra del ejecutivo de la presidenta Dilma Rousseff.

Irritado, Eduardo Cunha se declaró formalmente opositor al gobierno y anunció, a título personal, la ruptura con el ejecutivo federal al mismo tiempo que remitió un oficio a varios diputados para que, en un plazo de 10 días, adecuen a los requisitos de la Ley sobre los “crímenes de responsabilidad” sus anteriores pedidos de juicio político contra la jefa de Estado.

Cunha Impeachment

Además, se decidió impulsar las Comisiones parlamentarias de  investigación (CPI) sobre supuestas irregularidades en el Bndes, el mayor Banco de fomento de América latina, y sobre el manejo de los Fondos  de pensión, generando así gran revuelo en las filas del oficialismo.

En la tarde del viernes, aparentemente aislado o sin el suficiente acompañamiento de parte de sus correligionarios y del propio presidente del PMDB, Michel Temer, Eduardo Cunha apareció más conciliador en un discurso transmitido por Cadena nacional de Radio y Televisión.

El presidente de la Cámara de diputados insistió sobre todo en la necesidad de garantizar la gobernabilidad del país pero el desencuentro entre los dos más importantes partidos de la “Base aliada”, el PMDB y el Partido de los Trabajadores (PT) de la presidenta Rousseff, es cada vez mas manifiesto y habrá que esperar la convención peemdebista, en septiembre, para conocer su desenlace final.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Plugin creado por AcIDc00L: bundles
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web