Una hiena peruana estreñida en el Sahara


Por Lic. Marco Aurelio

Pobre infeliz ese sombrío personaje peruano llamado Ricardo Sánchez Serra. Parece una hiena estreñida en el desierto argelino, sin remedio casero ni cura universal. El infeliz lleva años correteando por los desfiladeros de la embajada de Argelia en Lima en busca de alivio a su pesada carga.

Lo incomoda la indigesta carroña que todavía le siguen tirando sus amos. Lo mata, pero no encuentra salida. Está atrapado en el laberinto de la desidia. Sólo se envalentona atacando a Marruecos pero de nada le sirve. ¿Alguna vez la hiena pudo aparentar ser el Rey león, aún sin melena?

Ni felino, ni gato. La hiena perdió el olfato y hasta el instinto. Abatida por el estreñimiento apenas respira. El infeliz personaje, atrincherado en el agónico intento de supervivencia mercenaria, eructa y sigue soltando gases frente à la embajada de Marruecos. Sólo eso, no logra otra cosa.

Ricardo Sánchez Serra sigue dando palos en el viento del desierto, abatido y desnudo, intentando agredir sin condiciones de causar daño alguno a pesar de haberse calzado las botas de “periodista” y arrogarse la gloria de “analista internacional”. Sólo hiere quien puede, no quien pretende.

¿Sobre qué otro tema puede “reflexionar” el “analista internacional” a parte de Marruecos? Una sugerencia: el último informe del Institut Fraser (Canadá), con colaboración del Cato Institute (USA) y la Fundación Friedrich Naumann (Alemania), coloca a Argelia en materia de Derechos Humanos en el puesto 147 sobre 152 países estudiados, sólo por delante de países como Zimbabue, Irán e Yemen.

¿Tendrá agallas? De ninguna manera. La embajada de Argelia lo desplumará. Es demasiado para el “analista internacional”. Se acobarda. Si no, que se atreva a balbucear una sola palabra al respecto. A tocar una simple nota.

Mientras tanto, la hiena seguirá echando humo, eructando y apestando. Es lo que mejor hace y nadie la detendrá. Se puede librar de su constipación pero, por mucho que lo intente, nunca logrará parir a un león. Y, al pelón nadie lo pelará.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Plugin creado por AcIDc00L: key giveaway
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web