¿Por qué Venezuela carece de legitimidad para hablar de DDHH en Marruecos?


 

«Venezuela carece de legitimidad para hablar de la situación de Derechos Humanos», sentenció el representante adjunto de Marruecos en las Naciones Unidas, en declaración, el 9 de octubre, ante la 4° Comisión de la ONU sobre la cuestión del Sahara.

No fue complicado rebatir los infundios del representante de un régimen autoritario como el venezolano que lleva años gobernando por “leyes habilitantes” (decretos), que cierra los medios independientes, hostiga y persigue a los periodistas críticos y silencia a los opositores llámense Leopoldo López, Antonio Ledezma, María Corina Machado o Manuel Rosales.

¿Olvidó el gobierno bolivariano, al criticar la situación de los derechos humanos en Marruecos, que la violencia engendrada por la revolución chavista se cobra, sólo en la capital Caracas, un centenar de víctimas mortales cada fin de semana?

¿Por qué no se dice la verdad para que claramente se entienda de qué va el asunto? Venezuela aprieta y hostiliza a Marruecos porque sigue atada desde 2004 por un pacto con la junta cívico-militar de Argelia y el garante de ese pacto es un inamovible director de despacho en el ministerio de asuntos exteriores.

La radicalización del régimen venezolano contra el Reino venía desde lejos, siempre alentada desde el mismo despacho en la cancillería. En enero de 2009, Marruecos cerró su embajada en Caracas, trasladándola à Santo Domingo, en República Dominicana. Se explicó en la oportunidad que la decisión fue determinada por la creciente hostilidad de las autoridades venezolanas a la integridad territorial nacional y a las medidas de apoyo al separatismo saharaui.

Esta hostilidad fue exacerbada luego de un viaje del gobernador del Estado de Zulia, Manuel Rosales, invitado a participar de un foro sobre la inserción de Marruecos en el mundo y su apertura hacia Europa y América Latina.

Al margen de este encuentro “Marruecos 2030”, realizado en Marrakech en marzo de 2007, el político venezolano hizo declaraciones que cayeron mal en Caracas, al criticar el culto a la persona de Hugo Chávez y el despilfarro presupuestario.

El dirigente del partido “Un Nuevo Tiempo” se había congratulado por constatar los avances logrados por Marruecos y, en una sutil comparación, dijo que percibía desde el Reino dos tipos de sociedades: las que “progresan” y respetan los valores fundamentales como es la libertad, y las que “espantan” negando las libertades y obstruyendo el desarrollo.

“Por un lado, están las sociedades que crecen, que se desarrollan, que traen inversión y capital, que establecen condiciones para desarrollo, que respetan valores fundamentales como la libertad, que establecen condiciones para la seguridad jurídica, y que crean las bases para poder atraer capital. Y por otro, aquellas en países que espantan los capitales, que niegan la libertades, que no crean condiciones de seguridad y estabilidad y que marchan en sentido contrario a la historia”, reflexionó el político. Manuel Rosales fue el primer opositor que se plantó ante el comandante Hugo Chávez y estuvo a punto de derrotarlo en las presidenciales de 2006. También jugó un papel fundamental en la única derrota del chavismo desde 1998, en la consulta de 2007 sobre la reforma constitucional.

Pasado el referéndum constitucional de 2007, el político opositor tuvo que suportar las fuertes presiones del chavismo y acabó huyendo del país hacia Perú donde obtuvo asilo político en 2009. Ese mismo año se había desatado en Venezuela una cacería de brujas que incluyó a civiles y militares ya que una semana después de la huida de Rosales, fue arrestado el general Raul Isaias Baduel, ex-ministro de defensa y hombre de confianza de Chávez, también acusado de “enriquecimiento ilícito”.

Pero antes, el 27 de mayo de 2007, el régimen llevó a efecto una arbitraria decisión de silenciar Radio Caracas Televisión (RCTV), la emisora más popular y la más antigua del país, tras la negativa de renovarle la concesión debido a una supuesta posición tomada durante el golpe de Estado de 2002.

Tras seis años de exilio, Manuel Rosales, que hasta su paso a la clandestinidad en abril 2009 era alcalde de la capital provincial Maracaibo, regresó a Venezuela el pasado 15 de octubre y fue arrestado al pisar el suelo patrio. Varios agentes del “Servicio bolivariano de inteligencia” (Sebin, la policía política del régimen) le esperaban en el aeropuerto para conducirlo a Caracas.

La interrupción voluntaria del exilio de Rosales fue publicitada desde la isla Aruba el 10 de octubre, dos meses antes de las elecciones legislativas del próximo 6 de diciembre para las cuales los sondeos pronostican una aplastante victoria de la oposición, con casi 20 puntos por delante del gobernante Partido socialista unido de Venezuela (PSUV).

Sobre los hombros de Rosales pesaba una orden de captura por un supuesto enriquecimiento ilícito aunque hasta el “líder máximo” de la revolución venezolana, Hugo Chávez, reconoció que durante su gestión como alcalde de Maracaibo la ciudad logró articular una política con bastantes aciertos.

En cambio, en la misma Venezuela bolivariana y revolucionaria, un ex-militar, sin otros ingresos que su sueldo de funcionario público, se ha convertido en el hombre más rico y más poderoso del país. Ésta es la virtuosa Venezuela chavista que critica la situación de los Derechos Humanos en Marruecos.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Plugin creado por AcIDc00L: key giveaway
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web