Cheij Serion Sidy Mbacke (D) y Massar Ba

Los senegaleses en Argentina, una comunidad de más de 10 mil miembros


Por Samy Mamun

Los inmigrados senegaleses en Argentina forman una comunidad de más de 10 mil personas. Es un grupo humano dinámico, emprendedor, solidario y de un buen nivel de organización comunitaria y societal.

Una encuesta llevada a cabo en 2012, ha revelado que ningún senegalés estuvo jamas detenido en las cárceles del país. La sociedad argentina los trata con respeto y los ve, en su conjunto, como un colectivo abierto y pacífico.

Visita de Serigne Mame  Mor Mbacke a laArgentina en marzo 2015

Visita de Serigne Mame Mor Mbacke a laArgentina en marzo 2015

Los primeros inmigrantes senegaleses se asomaron del otro lado del Atlántico en la década de los 90, pero las grandes olas migratorias sólo se manifestarían a partir de 2004, asentándose en distintas regiones, predominantemente en la Capital Federal, en el Gran Buenos Aires y en las ciudades costeras.

En la cede central de la Dirección Nacional de Migraciones

Cheij Mor Mbacke en la sede central de la Dirección Nacional de Migraciones

La mayoría son hombres jóvenes. Algunos con títulos académicos y muchos con una sólida formación religiosa. Y es precisamente su espiritualidad y su fino comportamiento social, lo que les da fortaleza y refuerza su capacidad de adaptación y rápida inserción en la sociedad de acogida.

Uno de los primeros senegaleses asentados en la Ciudad de Buenos Airees, hace ya dos décadas, Massar Ba, asegura que la colectividad se mantiene unida y solidaria porque cuenta con el apoyo espiritual de guías, los Muridies, enviados con cierta periodicidad desde Senegal.

El último Cheij senegalés en llegar a Buenos Aires es el joven Serion Sidy Mbacke, que se encuentra estos días de visita en Buenos Aires, en el marco de una gira por varios países europeos y latinoamericanos como Brasil y Argentina.

El Cheij Sidy Mbacke, nieto del venerado Ahmadou Bamba, fundador de la Tarika Muridia (Cofradía), afirma que su misión es compartir con los compatriotas en la diáspora, en Argentina y en otras partes del mundo, sus conocimientos sobre la doctrina islámica, para reafirmarles en la Suna del Profeta Mohamed (PyB) y reforzar su espirito de hermandad y solidaridad.

Los Cheijs enviados a la Argentina también tienen el encargo de entrevistarse con parlamentarios y representantes de los poderes públicos, en particular en la dirección general de migraciones, en el ministerio de relaciones exteriores y culto y en el gobierno de la Ciudad autónoma de Buenos Aires.

Uno de los eventos de mayor trascendencia para la comunidad senegalesa consiste en la celebración del gran Magal de Touba, en conmemoración del día “18 de Safar” (el segundo mes del calendario musulmán), que acontecerá dentro de dos semanas.

La celebración del gran Magal de Touba, o día de acciones de gracias, coincide con el aniversario de la salida para el exilio del fundador de la “Tarika Mouridia”, Cheij Ahmadou Bamba, un 5 de septiembre de 1895, en pleno auge de la colonización francesa.

senegaleses2  senegaleses4 senegaleses 1 senegaleses 5El evento moviliza a centenares de personas que se dan cita en un conocido hotel de la capital argentina para glorificar a Dios por la protección divina, rezar, recitar el Corán, salmodiar las Kasaids (textos panegíricos) y también para compartir momentos de alegría y regocijo.

En cuanto a medios, Massar Ba insiste en que la comunidad senegalesa mantiene su “lugar físico”, donde celebra sus reuniones semanales, gracias a los aportes y cotizaciones de sus miembros pero que no recibe apoyos económicos de ninguna de las instituciones religiosas en la Argentina, en referencia al Centro Islámico de la República Argentina (CIRA) y al Centro Cultural Islámico Rey Fahd de Buenos Aires (CCIAR). Se queja además de que estas instituciones más bien les dan la espalda.

Las dos grandes estructuras organizativas de la comunidad senegalesa en Argentina son la ARSA y la Daira. Ambas velan, en ausencia de una representación diplomática residente en Buenos Aires, por los intereses individuales y comunitarios.

La ARSA (Association des Ressortissants Sénégalais en Argentine) se encarga, entre otros, de administrar los asuntos asociativos, mientras la Daira es más abarcativa. Esta superestructura interviene en el segmento espiritual y incide en los aspectos societales, culturales y rituales. Asimismo, vela por el respeto de las tradiciones ancestrales.

De hecho, la gestión de la Daira abarca desde la prestación de servicios a las personas en dificultad y a los recién llegados, hasta oficiar la celebración de los matrimonios y hacerse cargo de todos los gastos en caso de decesos.

Tanto la Daira como la ARSA demostraron su eficacia en 2012 cuando ayudaron a las autoridades migratorias en la tarea de regularización de la situación del conjunto de los senegaleses afincados en el país.

La gestión de la Daira abarca desde la prestación de ayuda a los necesitados y a los recién llegados hasta oficiar la celebración de los matrimonios y hacerse cargo de los gastos en caso de decesos.

La utilidad de la Daira y de ARSA se demostró en 2012 ayudando a las autoridades migratorias en la tarea de regularización de la situación del conjunto de los senegaleses afincados en el país. Previamente, una encuesta llevada a cabo a nivel nacional reveló que no había ningún senegalés detenido en las cárceles argentinas y tampoco hubo desde la llegada de los primeros migrantes en la década de los 90.

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Plugin creado por AcIDc00L: noticias juegos
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia