Vecinos distintos,no distantes

Los nuevos tiempos en la relación Marruecos-España


Las relaciones entre España y Marruecos, los vecinos del Estrecho de Gibraltar, pasan por “un momento extraordinario” y se siguen, pragmatismo obliga, mejorando y fortaleciendo cada día en los distintos ámbitos, asegura el cónsul general de España en Tánger, Arturo Reig Tapia.

El jefe de la misión consular reconoce “humildemente” que hasta hace algo más de tres años (a pesar de la vecindad geográfica y de una dilatada carrera diplomática en distintos continentes), desconocía la realidad marroquí pero que desde su llegada, ha “ido de sorpresa agradable en sorpresa agradable”.

Aprovechando una entrevista concedida al periódico “La Región” de la ciudad mediterránea, el representante español hace una pequeña radiografía de los nuevos tiempos y un recuento de los buenos resultados compartidos por los dos países, sin obviar que las relaciones bilaterales han sido en ciertos momentos difíciles.

“Con ojos objetivos”, Reig Tapia sostiene que sería “absurdo negar que a lo largo del tiempo hemos vivido momentos difíciles”, pero que “en la actualidad hemos llegado a una etapa de madurez en que, afortunadamente, el desarrollo de ambos países (…) se ha ido aproximando de forma lenta pero constante”.

El diplomático de carrera cree “sinceramente que vivimos un momento muy bonito y muy esperanzador, como resultado de los muchos pasos que se han ido dando en la buena dirección” y recalca que ambos pueblos “hemos caminado en la misma dirección, con ritmos variables pero constantes, a través el trabajo y el esfuerzo, a través de la integración, a través de la coordinación”.

Afirma por otro lado que los dos vecinos del Estrecho de Gibraltar están “en esta vía conjunta” en la que avanzan en la misma dirección, “conscientes de que somos complementarios en muchísimos aspectos y que podemos ayudarnos mutuamente los unos a los otros, aprendiendo cada uno de las experiencias positivas que tiene el otro en determinados campos”.

Agrega que “son muchísimos los terrenos en los cuales nos encontramos cada vez más integrados” y con eso, “la posibilidad de que haya conflictos se reduce drásticamente porque a nadie le interesa, a nadie le conviene”.

Consultado acerca de los megaproyectos de infraestructura emprendidos, sobre todo en Tánger, segundo polo industrial de Marruecos, Reig Tapia opina que en esos “más de tres años y medio” que lleva en la ciudad, ha “podido presenciar unos cambios extraordinarios” tanto en lo económico como en “el terreno de la seguridad, en el de la cultura, en el del comercio, y en el de las inversiones”.

Subraya en este sentido que “la estabilidad institucional, social, económica y política de Marruecos es beneficiosa para España”, su primer socio comercial, y que “es maravilloso que Marruecos haya sabido sortear tan inteligentemente los retos que ha planteado a muchos otros países de la región la llamada Primavera Árabe y sea un ejemplo de estabilidad y paz social en este mundo tan convulso que nos está tocando vivir”.

Donde más énfasis se pone en las relaciones bilaterales es en el tema cultural. Recuerda el diplomático que debido a la cercanía geográfica “ha habido siempre una población marroquí hispanohablante gracias a la capacidad prodigiosa para los idiomas que tiene el marroquí”.

Remarca en el mismo sentido que su país “tiene en Marruecos la red de colegios de enseñanza media y de institutos más importantes después de Francia y además tenemos una red de Institutos Cervantes importantísima, con sus bien surtidas bibliotecas, videotecas, audiotecas a disposición de todos los interesados en conocer mejor nuestro idioma y nuestra cultura”.

Asegura que los marroquíes que aprenden el español, “la segunda lengua materna más hablada del mundo”  lo hacen porque piensan que “es un idioma muy útil”, aunque admite que “aprender el español es una opción no romántica, sino muy pragmática”.

Y con el corazón en la mano niega que haya una “inestabilidad” en el modelo enseñanza del idioma español en Marruecos porque si hubiera una, “probablemente se reflejaría también en todos los aspectos de las relaciones bilaterales, pero, lo que veo delante de nosotros, afortunadamente, es todo lo contrario”.

Y aun habiendo alguna dificultad, remata, “los conflictos se resuelven negociando, hablando con buena voluntad, con ganas de cooperar, y como esa buena voluntad existe absolutamente en la actualidad entre Marruecos y España, y que va a seguir en el futuro, quiero creer que no va a haber ninguna crisis, tan profunda y tan grave que puede poner en peligro el interés por aprender el idioma español en Marruecos o el árabe en España”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Plugin creado por AcIDc00L: key giveaway
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web