Susana Malcorra y García-Margallo

La diplomacia argentina por recuperar protagonismo


Ismael Medina

La diplomacia argentina, muy opaca por más de una década, se ha multiplicado en los primeros meses del gobierno del presidente Mauricio Macri, moviéndose en todas las direcciones, con gestos seductores, esencialmente para Estados Unidos y la Unión Europea.

Las regiones a las que menos referencia se hace en los discursos tanto del presidente Macri como de su canciller, Susana Malcorra, son el Mundo árabe y el continente africano. Sólo se tiene constancia de un encuentro entre la ministra argentina y su par marroquí, Salaeddine Mezouar, con motivo de la reciente Cumbre de seguridad nuclear en Washington.

Desde enero pasado, los impulsos diplomáticos se mantuvieron en lo bilateral y en lo multilateral con los países vecinos (Brasil, Chili, Uruguay, Paraguay y Bolivia) y se intensificaron con los miembros permanentes del Consejo de seguridad de las Naciones Unidas.

Se destacan asimismo las entrevistas del jefe de Estado argentino con el primer ministro británico, David Cameron, en el marco del Foro Económico Mundial de Davos y con el presidente chino, Xi Jinping, al margen de la Cumbre de seguridad nuclear en Estados Unidos, así como una visita a su compatriota en el Vaticano.

En el mismo contexto, el ministro argentino de defensa, Julio Martínez, recibió, el 8 de marzo, al Secretario general de la Unión de naciones suramericanas (Unasur), el colombiano Ernesto Samper, con quien dialogó sobre proyectos relacionados con las misiones de paz, la colaboración en la lucha contra el narcotráfico e iniciativas para el territorio antártico.

También se habló del proceso de pacificación que está llevando adelante entre el gobierno y las Fuerzas armadas revolucionarias de Colombia (Farc, guerrilla). “Nuestro mayor deseo y el de todos los países latinoamericanos es que se pueda lograr la paz”, afirmó el ministro argentino al término de la entrevista.

A su vez, el expresidente colombiano Samper dijo que existe interés en los proyectos “para desarrollar una presencia más efectiva en la Antártida como es la colaboración de las Fuerzas Armadas en el cuidado de los recursos naturales y ante situaciones de emergencia que puedan suscitarse”.

Susana Malcorra, a cargo de la cancillería argentina desde el 10 de diciembre, busca imprimir un mayor dinamismo a las relaciones bilaterales y multilaterales para recuperar tiempo perdido y protagonismo en América Latina y el mundo. Y a juzgar por los resultados, no le están yendo mal.

El juego se abrió a fines de enero con el estreno del presidente Macri en Davos. La visita del primer ministro italiano, Matteo Renzi, à Buenos Aires el 15 de febrero, fue sólo el comienzo porque luego llegaron los presidentes francés François Hollande y estadunidense Barack Obama, el canciller brasileño Mauro Vieira y la alta representante de la Unión Europea para asuntos exteriores y política de seguridad, Federica Mogherini.

Tampoco faltaron gestos simbólicos como el viaje de la canciller a Cuba, diez días antes de la llegada de Barack Obama a La Habana. Esta sorpresiva visita le sirvió a la canciller argentina para acordar con su homólogo cubano Rodrigo Malmierca y “para participar de los Diálogos de Paz entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas (FARC), en el marco del apoyo del gobierno argentino a dicho proceso”.

Con España, la llamada “primera entre las prioridades” de Argentina, hasta hoy han predominan los encuentros informales entre Malcorra y su homólogo José Manuel García-Margallo. Las relaciones bilaterales se enturbiaron desde 2003 y se deterioraron aún más con la re-estatalización de grandes empresas argentinas, privatizadas en la década de los 90.

“Se volverá a reunir el Foro Político, que no se constituye desde 2011, en la segunda parte del año y vamos a relanzar el mecanismo de temas económicos, a la vez que propiciaremos reuniones de empresarios con una agenda precisa”, dijo la ministra argentina, el 4 de abril.

A su vez, García-Margallo adelantó que el 25 de abril habrá un foro económico mixto durante el cual se encontrarán representantes de empresas de ambos países. En ese sentido, Malcorra recordó que Argentina ha puesto en marcha un plan nacional de infraestructura para el cual se espera que España sea uno de los países que tenga un fuerte rol inversor.

Quedaba por despejar la incógnita en cuanto al futuro de las relaciones con Rusia y lo hizo la propia canciller Malcorra este viernes al anunciar en conferencia de prensa que viajará desde el lunes à Moscú, donde mantendrá un encuentro con el ministro de relaciones exteriores, Serguei Lavrov, y una serie de reuniones con empresarios rusos y el vicepresidente de la Duma (parlamento).

Rusia había desarrollado, al igual que China, fuertes lazos económicos y comerciales con la pasada administración argentina.

Desde Moscú, y en la misma carrera contrarreloj, Malcorra se trasladará a Bruselas para activar la gira del presidente Macri en el continente europeo, y de ahí, viajará a Nueva York para la Sesión especial de la Asamblea general de la ONU por el tema de drogas y para participar de eventos de Alto nivel preparatorios para la firma del Acuerdo de París sobre Cambio Climático.

Antes de emprender el viaje a Moscú, Susana Malcorra recibió en Buenos Aires a la Secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la mexicana Alicia Bárcena, también señalada una de las potenciales candidatas a suceder al coreano Ban Ki Moon en la Secretaria general de la ONU.

Por otra parte, la cancillería argentina informó este 9 de abril sobre “una reunión que funcionarios de estado mantuvieron hoy con una delegación de congresistas de los Estados Unidos para debatir la situación en la región” en la cual el gobierno argentino “ratificó su vocación de combatir el terrorismo y la corrupción”.

“El Gobierno Nacional ratificó su vocación de combatir el financiamiento del terrorismo y el lavado de activos proveniente de la corrupción y del crimen organizado, en una reunión que funcionarios de estado mantuvieron hoy con una delegación de congresistas de los Estados Unidos para debatir la situación en la región”, expresó Malcorra.

La comisión bipartidaria del Congreso de los Estados Unidos para la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo se reunió en el palacio de hacienda con los secretarios argentinos de finanzas, Luis Caputo; de coordinación interministerial, Mario Quintana, y el titular de la Unidad de información financiera (UIF), Mariano Federici.

Los representantes estadounidenses, que realizan una gira por Latinoamérica, afirmaron que “es un lujo” las iniciativas de la Argentina en la materia y afirmaron que el país “está en condiciones de convertirse en un líder regional”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Plugin creado por AcIDc00L: key giveaway
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web