حمقى وقالو لها زغردي

El Sahara y la loca


 

Por Hassan Achahbar

Son ya varios los antojos de Jadiyetu El Mohtar en los últimos días. Parece que el incidente por ella protagonizado en el aeropuerto limeño Jorge Chávez, entre el 9 y 27 de septiembre, le ha aflojado los tornillos. La pobre mujer está totalmente tocada. Loca y se cae de la burra. (حمقى وقالو لها زغردي)

Adolecente de sesenta pirulos, la falsa diplomática sueña con ser la embaucadora del Polisario en el Perú, por más que pese a sus autoridades. Y de ello habla con voz alta al dirigirse a la servidumbre. Esta vez, lo hace desde lejos, desde Sudáfrica. También ha tomado el gusto a los aeropuertos. Pero eso no es ningún problema. Los viajes salen gratis. Corren por cuenta de la ayuda humanitaria internacional.

“Estoy en el aeropuerto de Johannesburgo”, anuncia sonriendo. La loca debe regresar a su Madrid donde “preparar un taller sobre la mujer” para la Conferencia de Paris. “Quería que fueran también más gente del Perú” a Paris pero “no hay suficiente financiación”. Tampoco ella está segura de poder viajar para vengarse de los malos franceses.

“Francia bombardeo (sic) con los aviones Mirage las primeras unidades del ejército saharaui en 1977” y “durante mi estancia en el aeropuerto Jorge Chávez fue la embajada de Francia la que presionó para que cancillería (peruana) tomara esta decisión tan drástica y tan vergonzosa” de deportarla a España por usurpadora de funciones y falsedad ideológica, con el agravante de reincidencia.

La psicópata tiene la nacionalidad española. No obstante, se alegra por el desmembramiento de España, convencida de que esto favorece la “situación del pueblo saharaui”. “La situación en España también está favoreciendo mucho la situación del pueblo saharaui. Por lo tanto creo que estamos en un punto de inflexión muy importante para la causa saharaui y va a ser decisivo en la solución del conflicto del Sahara”, sentencia jubilosa desde Johannesburgo la loca.

Pero, por ahora, se conforma con sólo castigar a los malos de Madrid. Es más indulgente con la Madre Patria que con el Perú, el enemigo que se propone aplastar por la mala conducta de sus gobernantes. Quizás porque algún impresentable le susurro la sugerencia de solicitar “al Gobierno del Reino de España la aplicación del artículo 155 (intervención) sobre el Sáhara Occidental, asumiendo las responsabilidades que desde hace más de 40 años elude sobre el territorio del que sigue siendo potencia administradora”.

Lo bueno en todo ese mamarracho es que en el Polisario no se dan cuenta del enorme perjuicio que la loca causa a la causa. Ella habla de esto con “todos los organismos” y estos están “presionando mucho” porque “lo que ha pasado en el Perú es un antes y un después también para América Latina”.

“El Perú ha tenido una imagen muy mala a nivel de todos los organismos con los que estoy hablando. Se está presionando mucho para que esta política exterior del Perú se rectifique gracias a toda la actividad que se está haciendo a nivel del Perú y todo lo que estáis haciendo vosotros. Por lo tanto os animo a seguir haciendo actividades, a seguir trabajando porque esta fase la vamos a superar”, amenaza.

Prosigue: “voy a volver con ustedes, ahí en el Perú”. Lo dice bien en serio porque “el Frente Polisario está esperando lo que resuelvan los abogados (sic) en cuanto al impedimento del ingreso para tomar una decisión de mi retorno al Perú, independientemente de lo que piense la cancillería” (otra vez, sic).

Definitivamente, la mujer está desquiciada, loca de remate. Y cómo no estarlo si de verdad cree que quien manda en el Perú es el Polisario y que son los abogados (el manojo de ineptos contratados por la empresa estatal petrolera argelina Sonatrach) quienes deben pronunciarse sobre su caso y no la justicia peruana.

“Es muy importante poder anular esa orden de (no) ingreso para poder acceder al Perú y para poder hablar directamente con vosotros sobre las actividades que debamos realizar. Si nos ponen presión, lo que intentaremos es coordinar y trabajar pero desde otra posición, al menos en el ámbito político, y trabajaremos más en el ámbito cultural, dejando que ustedes peruanos sean los que trabajen en el tema político”, delira.

“Eso no quiere decir que yo no pueda hacer trabajo político (en el Perú). Lo pienso hacer y lo seguiré haciendo y creo que si conseguimos que se anule esa orden de (no) ingreso se lo van a pensar muy bien. Van a tener que buscarse otras excusas para prohibirme que pueda hacer actividades políticas porque realmente todo lo que hacemos en la causa saharaui es político se mire de donde se mire”. Ya lo dije. La mujer enloquece. Más loca imposible.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Plugin creado por AcIDc00L: bundles
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia