Marruecos desea negociar un acuerdo serio de libre comercio con el Mercosur


Por Hassan Achahbar

La embajada de Marruecos en Brasil confirmó el jueves 16 de noviembre la reanudación del proceso negociador con el Mercado Común del Sur (Mercosur/Mercosul) con vistas a lograr un acuerdo serio de libre comercio que, además, “va a permitir una mayor articulación empresarial dentro de África”.

Lo hizo a través de un artículo de opinión, publicado en la edición digital del influyente diario carioca O Globo, firmado por el embajador Nabil Adghoghi, quien ratifica que “Marruecos y el Mercosur iniciaron, el lunes (13), en Brasilia, negociaciones oficiales para alcanzar un acuerdo de libre comercio”.

El texto aporta varios elementos nuevos, aunque sin detallar, de la relación bilateral con el Brasil que, en todo caso, requieren un análisis más profundo, y hace una serie de referencias de orden general respecto de la cooperación entre África y América Latina, tema que también está permanentemente en la agenda del gobierno brasileño.

“En Marruecos, por tanto, consideramos que un acuerdo de libre comercio con el Mercosur va a permitir una mayor articulación empresarial dentro de África, en el intercambio comercial y en los flujos de inversiones directas. Consideramos también que ese acuerdo va a dar a las relaciones bilaterales entre Marruecos y Brasil un nuevo impulso, cuyo marco jurídico se va a enriquecer, en los próximos meses, con un Acuerdo de Cooperación y de Facilitación de Inversiones; un convenio en materia de doble imposición sectorial y un acuerdo en materia de servicios aéreos. Específicamente, el Acuerdo de Cooperación y Facilitación de Inversiones favorecerá la triangulación de inversiones y permitirá a las empresas brasileñas y marroquíes montar operaciones conjuntas en África y en los demás países árabes”, acentuó el diplomático.

Adghogui opina que “Marruecos ambiciona posicionarse como un hub abierto sobre diversas zonas económicas, especialmente en África” y pone el énfasis en el hecho de que “la asociación de Brasil con el África no es sólo una consecuencia de las afinidades históricas, humanas y culturales, sino un imperativo en la construcción de un orden mundial más equilibrado y más justo”.

La retomada de las negociaciones Mercosur-Marruecos a nivel de expertos se llevó a cabo en el Palacio de Itamaraty, sede de la cancillería brasileña. Es ya casi una costumbre que las decisiones trascendentales que tocan e inciden en la relación Mercosur-Marruecos se tomen en las postrimerías de la presidencia brasileña del bloque, incluida la firma del Acuerdo-Marco de finales de noviembre de 2004.

Cabe destacar que Marruecos, a diferencia de los otros socios del Mercosur en Oriente Medio, acumuló una gran experiencia negociadora en el ámbito de libre comercio, y que no persigue un acuerdo a cualquier costo con el Mercosur. El Reino dejó clara su posición al respecto en 2008 y así la ratificó con motivo y al margen de la Conferencia ministerial del Sistema Global de Preferencias Comerciales entre países en desarrollo (SDPC), celebrada en diciembre de 2010 en Foz do Iguaçu, en Brasil, también bajo la presidencia brasileña del Mercosur.

De hecho, la negociación con el Mercosur se frenó precisamente porque Marruecos no quiso precipitarse para sacar adelante un “acuerdo exprés” como el firmado con Egipto en 2010 o los acuerdos de carácter político pasados con los Estados de Israel (diciembre 2010) y de Palestina (diciembre de 2011).

Desde un enfoque realista marroquí, un buen acuerdo que contemple los intereses nacionales, debe ser bien elaborado, equilibrado y equitativo por lo que el proceso negociador debe tomar su tiempo. Recordemos que Marruecos y Egipto firmaron su respectivo Acuerdo-Marco con el Mercosur en 2004.

Marruecos puso paños fríos a la negociación en 2010, ese mismo año en que se suscribió el acuerdo con Egipto. Luego sobrevino la casi paralización del bloque como consecuencia de la crisis política paraguaya de julio 2012, seguida de la admisión de Venezuela, en atropello al “Tratado de Asunción” de 1991 (sin el consentimiento del Paraguay, miembro fundador) y finalmente la suspensión indefinida de Venezuela, en aplicación del Protocolo de Ushuaia, que estableció la “cláusula democrática”.

En la relación con el Mercosur, no cabe duda de que Brasil, el gigante sudamericano, es el principal actor bilateral de Marruecos. Hoy, Brasil se está recuperando de la profunda crisis político-económica por la que está atravesando desde 2014.

El presidente Michel Temer, traspasara la presidencia pro-témpore del Mercosur a su par paraguayo Horacio Cartes, en la Cumbre de Brasilia prevista para el 21 de diciembre. Por lo tanto, la negociación comercial se reanudará durante el primer semestre del próximo año, bajo la presidencia del Paraguay, otro país amigo de Marruecos.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Plugin creado por AcIDc00L: key giveaway
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia