Miguel Díaz-Canel recorriendo "obras constructivas"

Cuba: Castro gana tiempo para posicionar a su sucesor


 

Por Hassan Achahbar

El anciano jefe de Estado y primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC), general Raúl Castro, mantiene su promesa de hace cinco años de retirarse del poder en 2018, pero con un ligero cambio de fecha, otorgándose una prórroga de casi dos meses.

El periodo será crucial para intentar posicionar el elegido del castrismo como sucesor y para lidiar con una transición que no será ni acorde con la aspiración de la mayoría silenciosa ni conforme con las exigencias de los nuevos tiempos y ya ensayada en la Venezuela post chavista.

Asimismo, la prórroga de dos meses propuesta por el Consejo de Estado y acordada por la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento) debería servir para aplacar las resistencias de los líderes de las nuevas generaciones entre los civiles y militares que no siempre concuerdan con los planes de la vieja guardia revolucionaria como designar a dedazo al candidato a futuro presidente.

En discurso ante la Asamblea, el 21 de diciembre, el general Raúl Castro se limitó a ratificar su decisión a entregar el sillón presidencial, a partir del próximo 21 de abril. Se abstuvo o no se atrevió a sugerir un nombre para el relevo lo que significa que, si bien todos los indicios apuntan al vicepresidente, Miguel Díaz-Canel, de 57 años, como favorito, no hay consenso respecto del aparatchick.

Como sea, sin amigos verdaderos y con Donald Trump pisando los talones al régimen, Cuba necesitará de un auténtico milagro, muy difícil de producirse en la coyuntura actual y escasas semanas del potencial relevo presidencial, por lo que no hay que esperar sustanciales cambios a plazo.

Mientras, el primer vicepresidente Díaz-Canel no para de visitar “obras constructivas”. Pero bajo la lupa del PCC y sin espacio propio, el potencial sucesor tendrá que cargar con sus debilidades además de la pesada cruz de la maldita herencia de la era comunista. No ayuda la gran incertidumbre política, menos la económica.

Sea quien sea, el elegido deberá asumir el papel de Santiago, el viejo pescador y tenaz luchador contra los elementos, protagonista de la ficción “El Viejo y el Mar” de Ernest Hemingway, ambientada en la bahía de La Habana. El general Castro, de 86 años, le regalará la llave el despacho presidencial pero no el poder real que seguirá ejerciendo desde el secretariado general del PCC. Se acerca el 1 de enero 2018. Feliz aniversario 59 del triunfo de la revolución.

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Plugin creado por AcIDc00L: bundles
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia