Hach Ahmed se despide de la presidenta de la Asamblea Nacional hoy Primera Dama de Venezuela, Cilia Flores

Sahara: el “cambio” pasa por España y el PSOE


Por Hassan Achahbar

La “Iniciativa Saharaui para el Cambio” (ISC), corriente reformista y disidente del grupo separatista Frente Polisario, coordinada por Baricalla hach Ahmed, prepara en territorio español su asamblea constitutiva, cuyos aspectos irán filtrándose a partir de mediados de enero.

Desde ya, la estrategia del ex “ministro delegado” para América Latina y el Caribe, ha hecho milla en las filas de los clanes de Tinduf, tomados por desprevenidos. El disidente tiene la iniciativa y lleva mucha ventaja. Conoce las flaquezas de los barones del Polisario y sus conflictos de interés tanto en España como en América Latina, dos bases operativas y últimos reductos del separatismo saharaui fuera de Argelia.

Crítico a partir de 2011, Hach Ahmed formalizó su disidencia el pasado noviembre, luego de un “periodo de reflexión, en espera de tiempos mejores”, tomado previo al 14 Congreso de la sigla en diciembre 2015. Tardó dos años en pasar a la ofensiva, si bien todavía no muestra sus cartas.

Desde la presentación en sociedad de la ISC, el 15 de noviembre, Hach Ahmed intensifica los contactos en España, primero para cooptar parte del caudal de activistas hispanosaharauis descontentos con el accionar de la cúpula del Polisario, y en segundo lugar con el fin de cortejar a los dirigentes políticos locales e influir en las masas organizadas en mafiosas asociaciones de apoyo al “pueblo saharaui”.

Hach Ahmed pisa fuerte en la Península y las Islas y no necesita ser presentado. Ya fue delegado en Madrid, el mismo cargo en el que su hermano Bujari Ahmed, el eterno representante en la ONU en Nueva York, se estrenó a finales de los años 70. Con éste no se entiende demasiado pero el simple lazo familiar sirve como escudo sobre todo después de la muerte del padre de ambos, Ahmed Baricalla, a mediados de 2014.

El pasado viernes 22 de diciembre, Hach Ahmed conversó en Madrid, sobre el conflicto del Sahara y el proceso de paz, con el responsable de área de relaciones internacionales del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Héctor Gómez Hernández, y con el diputado por Badajoz, Nacho Sánchez Amor.

El disidente no les guarda mucho cariño a los socialistas españoles a quienes a menudo acusa de traición a su “causa”, pero no le queda de otra, dado que tampoco comulga con la actual derecha en la Moncloa y tiene cerradas las puertas de otras organizaciones de la izquierda radical, en espacial los comunistas, proclives a Argelia.

Asimismo, fue recibido el 6 de diciembre por el Número Dos del PSOE y secretario de organización del partido del “puño y la rosa”, José Luis Ábalos. Conversaron sobre la situación en el Sahara y le expuso, además, las razones y los objetivos de la creación de la ISC en tanto que propuesta tendente a impulsar un diálogo interno en aras de renovar las arcaicas estructuras del Polisario.

En América Latina, Hach Ahmed tendrá que arreglárselas para intentar acercarse a las vetustas estructuras del Polisario, ahora que no puede contar con el apoyo de las embajadas de Argelia ni con los fondos de la ayuda humanitaria para desplazarse con tanta frecuencia como lo hacía siendo “ministro” entre 2008 y 2012. Pero conserva amistades en países como Argentina, Chile, Perú, Uruguay, Ecuador, Colombia y Brasil. No tantos en la “luchadora y heroica” Cuba, demasiado comprometida al lado de la “luchadora y heroica” Argelia y de su Polisario oficial.

Por cierto, asombra el silencio de la meretriz de vidriera Prensa Latina, la agencia oficial de los Castro, que no se pierde detalle de los actos y movimientos del Polisario, con extensos reportes diarios reproduciendo t citando como única fuente “un sitio regional” (SPS), pero ni párrafo dedicó a la ISC.

Distinto es el caso de Venezuela. Hach Ahmed sirvió como “embajador” en Caracas hasta febrero de 2008, está unido por un fuerte lazo personal y relacionado con altas esferas del ejecutivo y del partido gobernante, inclusive la influyente “Primera Combatiente Revolucionaria” (Primera Dama), Cilia Flores.

El coordinador de ISC es un hombre astuto y tenaz en lo que se propone. Su problema es su carácter. No faltan quienes se atreven a presentarle como inteligente y moderno. Otros, los que le conocen muy de cerca advierten en él un típico beduino bajo un manto de modernidad. Éstos, le describen como retraído e introvertido, calculador, austero, escéptico, parsimonioso y recatado. “De no haber sido un político, le habría ido muy bien como jeque de cofradía, cacique tribal o maestro de escuela coránica”, susurra una fuente cercana al personaje.

Como orador, Baricalla hace buen uso del recurso idiomático y su potencial para memorizar y almacenar datos y hechos que luego convierte, a fuerza de repetición, en discurso horizontal, intrascendente pero eficaz, machacando hasta el cansancio unos mismos tópicos como si recitara un texto bíblico.

Sus métodos no son ortodoxos pero le rinden y es esto lo que disgusta al Polisario y provoca la indigestión de la madrina Argelia. El disidente marca el paso. De ahí la descolocación de los barones de Tinduf y su torpe reacción difamando o peor aún, amenazando con retomar las armas para “enfrentar cualquier imprevisto y toda eventualidad”.

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Plugin creado por AcIDc00L: key giveaway
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia