Marcha-Verde-1975

Sahara: ¿por qué a Marruecos no se le puede considerar potencia ocupante?


Por Esteban Silva M.

Según reza el artículo 42 del Reglamento relativo a las leyes y costumbres de la guerra terrestre (H.IV.R), “Se considera como ocupado un territorio cuando se encuentra colocado de hecho bajo la autoridad del ejército enemigo. La ocupación no se extiende sino a los territorios donde esa autoridad esté establecida y en condiciones de ejercerse”.

Es más que evidente por tanto, que este dispositivo del derecho internacional no se aplica al caso del llamado Sahara Occidental, en vista de la ausencia de los elementos constitutivos del acto de colonización:

– La presencia efectiva, antes de producirse el acto de ocupación, de un Estado sobre un territorio determinado con su correlativo de la potestad para certificar la identidad de un pueblo determinado como nación soberana.

– La intervención ilegal de un Estado enemigo para excluir a una autoridad legítima e imponer, con la fuerza de las armas, la aniquilación de la soberanía de un Estado preexistente al acto de la ocupación.

– La sustitución a la autoridad legítima del Estado colonizado.

En efecto, después del paréntesis de la ocupación española en Marruecos, España se retiró en 1975-1976 del territorio del Sahara en virtud de los Acuerdos de Madrid que fueron consignados ante Naciones Unidas tal como lo confirma la resolución 3458-8 del 11 de diciembre de 1975.

Previamente a ello, simplemente no hubo existencia de ninguna entidad estatal soberana a nivel del territorio comúnmente llamado “Sahara Occidental”, denominación 0inventada posteriormente a la partida de los españoles para reemplazar el apelativo del “Sahara Español”.

Ni España, en su condición de ex potencia colonizadora, ni los historiadores y tampoco el sentido común pueden establecer o corroborar la existencia de un Estado saharaui previamente a la época colonial. Tampoco el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha calificado a Marruecos como potencia colonizadora.

Además, por razones simplemente de orden cronológico, basta con saber que la presunta república saharaui ha sido autoproclamada el 27 de febrero de 1976, es decir después de la retirada del último soldado español, para echar abajo la teoría la creación de la fantasmagórica república saharaui.

Se trata pues, de una teoría de conspiración que pretende atribuirle existencia a la presunta Rasd, entidad ficticia inventada por una Argelia que acariciaba durante la época de la guerra fría, y ha quedado desde entonces presa del sueño de ofrecerle al bloque soviético una salida hacia el atlántico a través de una entidad títere.

Ni la historia ni la razón pueden dar forma al disparate de Rasd ni a las alucinaciones separatistas del Polisario, un grupo armado que sobrevive porque la diplomacia petrodolarizada de Argelia apuesta por materializar esa quimera de un estado asociado y títere, erogando para ello, más de 800 mil millones de dólares en compra de votos y corromper consciencias.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Plugin creado por AcIDc00L: noticias juegos
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia