Solidaridad vecinal


Oscar B. LLanes Torres*

El día amanece esplendido, sol radiante, las flores  se ven contentas, un delicioso aroma de jazmín Paraguay inunda el ambiente, el destino, la plaza del barrio, a cumplir la caminata diaria, el saludo al comerciante que abre lentamente su lugar de trabajo, el patrón y los empleados con rostros de cansados, perfil de malestar, el feriado largo, día del Maestro, día del Trabajador, todo está en calma y hasta se puede afirmar en silencio, la plaza llena de conocidos y sus mascotas, las vendedoras de “yuyos” para refrescar el tradicional “terere”, una pequeña fila espera su turno para requerir el remedio apropiado para el estado anímico, se lo ve a un caballero de larga y pronunciada cabellera, una ropa deportiva muy ajustada, rostro que refleja cansancio de muchas noches mal dormidas, conocidos que pasan sin ganas de conversar, envían discretos ademanes de buenos días, cada quien cumpliendo su ritual.

Este servidor sigue su ritmo y su protocolo, el pensamiento comienza su ejercicio, de temas políticos paso a temas académicos, de temas familiares a temas laborales, el recuento de los últimos acontecimientos nacionales e internacionales, la presencia en la República de personajes ilustres que nos visitaron, destaco a la ex Presidenta de COSTA RICA, Doña LAURA CHINCHILLA, siempre discreta, atenta, de lenguaje fácil, amigable con la prensa, cumpliendo su papel de Jefa de  Observadores de la OEA de las Elecciones Generales en el PARAGUAY, todos los paraguayos nos sentimos honrados con la presencia de tan distinguidas personalidades, se manifestó la voluntad popular, como siempre algunos insatisfechos y otros en la euforia plena, después llegan a la mente los resultados deportivos, las proyecciones académicas para el segundo semestre que se avecina y llega la hora de volver a la casa.

Existe la necesidad de cumplir un mandado, y en el camino algo insólito, un grupo de personas ante un hombre de mediana edad, robusto, amplios bigotes, cabellera bien tratada, atuendo deportivo, acostado cabeza para bajo y se mueve de un lado a otro, ojos cerrados, labios entreabiertos con una pisca de sangre que brota de la boca y la nariz,0 una señora delgada, elegante, producida y al parecer bien informada, con determinación y autoridad pregunta, ya llamaron a la urgencia médica, al servicio 911, todos al unísono afirman que sí, una dama llama la atención de este servidor, por su mirada curiosa, como quien sabe lo que está pasando, tiene el brazo derecho enyesado, una discreta vestimenta, bien peinada y producida con discreción, las demás señoras y caballeros opinan sin mucha sustancia, son meros especuladores, ya bastante personas rodean al personaje caído, hasta vendedores ambulantes aparecen, otros vendiendo productos conmemorativos al mes de la patria, del mes de María, y algunas vendedoras con banderitas por la Independencia Nacional.

Nuestro personaje extendido en el suelo, todos expectantes esperando el socorro médico, pasaron media hora y nada, de vez en cuando el tendido  en el suelo daba señales de vida y todos respirábamos aliviados, hasta que una sirena anuncia la llegada del socorro médico y la autoridad pertinente para auxiliar al paciente, que lo alzaron y llevaron, el público se dispersó y cada quien volviendo a sus tareas, como será que esta el paciente, será que su familia sabe, será que esta restablecido y recuperándose, o en peor de los casos dejó de respirar, una lección cabe, debemos andar siempre con una identidad  que nos permita saber quien somos, llevar una credencial con nombre de personas de la familia para contactos de esta naturaleza, todos somos pasibles de tan desagradables episodios.-

* Diplomático(J), Profesor universitario paraguayo

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Plugin creado por AcIDc00L: key giveaway
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia