El Mundial terminó


Dr. Oscar B. LLanes Torres

Tenemos un nuevo Campeón del futbol mundial, el cetro lo ocupa Francia, con estilo, magia, ingenio, arte, esfuerzo colectivo, un equipo de talentos, está en buenas manos el trofeo.

Su adversario de la última hora, Croacia, con un equipo de jóvenes notables, un perfecto manejo del balón y una energía estimulante, seriedad y alegría, un futbol primoroso y una fantasía sorprendente, un adversario digno y una aficionada muy especial, vibrante  linda, con una estampa de victorias y de luchadora, su Presidenta, se ganó el espectáculo por su simpatía y su discreta elegancia, más un punto a favor de Croacia, realmente el futbol es la pasión de multitudes, donde todos somos iguales, somos aficionados a un magnífico deporte, no importa  quién  o pierde, todos somos victoriosos, el que gana el que pierde el futbol siempre es vencedor, unen destrezas y habilidades, energía y disciplinas, la diferencia colores y espacios, allí están los 22 artistas para deleitar a sus seguidores, los aplausos frenéticos y los ocasionales errores lastimamos todos, fue una mala jugada de la suerte del infortunio de algunos segundos de fatalidad.

Francia con su emblemático himno, la Marsellesa por su belleza se impuso, el mundo conoce sus sagradas estrofas, su vibrante musicalidad se impuso, fue contagiante en los estadios repletos y en una sola voz la Marsellesa se entonaba entre partidarios y los que no lo son, se observó la multiculturalidad como algo común, descendientes africanos con la misma hidalguía que el europeo de siglos, haciendo suyo los colores del equipo, su negra plasticidad se imponía, la magia y fantasía de su creatividad era de admirar y aplaudir,

Rusia fue el escenario para compartir, anfitriones serios, competentes, afectuosos y disciplinados, todos unieron sus voluntades por la victoria, algunos rápidas fueron sus despedidas y otros llegaron hasta donde pudieron, algunos sorprendieron y otros defraudaron, nadie era más que nadie, todos sabiendo a que estaban, que disputaban, que representaban, cuantas cosas envuelven, es un deporte en grado de negocios, es un  juego pero con reglas claras que no se discuten, el árbitro en su decisión es inapelable, con un nuevo ingrediente el “VAR” algunos lo critican otros aplauden, todos aceptan es la norma, y así debería ser en la propia vida, las reglas se respetan no se discuten, puedo estar de acuerdo o no, pero la disidencia no altera nada.-

Diplomático (J), Profesor universitario paraguayo

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Plugin creado por AcIDc00L: bundles
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia