Marcha-Verde-1975

Sahara: con baladíes no se defiende una causa


Por Hassan Achahbar

El naufragado separatismo saharaui, permanentemente instigado desde la España franquista, sigue dando palos en la sombra y barriendo para debajo de la alfombra con la falsa esperanza de revivir las glorias del pasado, si alguna vez las disfrutó en Latinoamérica.

Aún en tal situación, desde la orilla del sur nadie se llama a engaño. A las malas intenciones de los españoles no se les puede banalizar ni combatir con baladíes. Esto quedó nuevamente bien claro con motivo del mes de septiembre en la ONU. España tiene intereses no confesados y busca en Marruecos no a un aliado y seguro, mucho menos un amigo. Los poderes facticos ibéricos son, a las claras y a pesar de la cara amable del gobierno de Madrid, el gran sostén en lo económico y en imagen, que se le ha pretendido otorgar últimamente al separatismo saharaui.

En esto, un Frente Polisario desprestigiado, sin ideas constructivas y exigido, se ha visto forzado a buscar reacomodo fácil, en función a los últimos cambios registrados tanto en Argelia como en distintos países de Latinoamérica, aún sin el concurso del perverso eje Cuba-Venezuela, fraguado en el santuario de la subversión en La Habana y sustentado durante décadas a golpe de petrodólares argelinos y de corrupción.

En su reaparición en la escena latinoamericana, los azuzados separatistas dan muestra de carecer de personalidad para reivindicarse y de la más mínima pretensión de originalidad salvo en lo que respecta al enfoque mediático planeado y ejecutado por en cargo de los amos ibéricos. El mayor escollo al que se enfrentan en su desconsuelo es encontrar una base alternativa y operativa regional para lidiar con el déficit logístico dejado por el caos político y socioeconómico imperante en la Venezuela post-chavista a partir del 2013.

Es cuestión, antes que nada, de credibilidad y no meramente del agotamiento de recursos financieros que sí siguen confluyendo desde diversas fuentes, en especial de las samaritanas “asociaciones de apoyo” españolas, creadas y tuteladas por la madre España.  

El apoyo brindado por el franquismo al Polisario no es solamente retorico sino un activo acompañamiento en los niveles parroquial, local, autonómico, regional, nacional y hasta en el eclesiástico. El fracaso del Eje del Mal Cuba-Venezuela en su estrategia y empeño de latinoamericanizar el conflicto del Sahara obligó a los españoles a salir de su guarida y encabezar la ofensiva.

Quizás, para la otra orilla, la respuesta más acertada seria cortar por lo sano. No alcanza con las trivialidades.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Plugin creado por AcIDc00L: bundles
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia