Las presuntas brigadas médicas cubanas

Sahara: los militares cubanos no se resignan a salir de Tinduf


Por Hassan Achahbar

La agencia cubana Prensa Latina, que promueve la imagen del régimen en el exterior, distribuyó el martes 7 de abril un cable fechado en La Habana sobre la “labor” que estaría desempeñando la “brigada médica” castro-castrense en Tinduf, Argelia, supuestamente en beneficio de los saharauis allí retenidos, encadenados y sojuzgados por el separatista Frente Polisario.

El descontextuado cable de marketing barato señala que un total de 13 profesionales integran la “brigada médica” cubana presente en Tinduf, sí bien, precisa que más de la mitad del efectivo está de licencia por vacaciones en la Isla caribeña y que sólo seis siguen curtiendo la piel durante su aburrida ociosidad en el desierto argelino.

Por lo visto, detrás de la escuálida noticia de PL se esconde el inconfesable deseo castrista de querer recobrar cierto protagonismo internacional para su ejército de mercenarios despiadadamente desprestigiados después del rechazo y expulsión el año pasado de diferentes países de América Latina.

Ni falta hace recordar que el régimen de La Habana enfrenta una grave crisis económica, su peor pesadilla después del colapso de 1989, como consecuencia de la caída del Muro de Berlín y el derrumbamiento de la Unión Soviética y del bloque socialista.

Hace ya cinco largos años que la Isla caribeña sufre de la escasez de suministro de crudo venezolano. La crisis se profundizó en 2019 cuando Cuba se despertó con la pérdida de su principal fuente de devisas, el trabajo esclavo de sus “médicos”.

La dictadura castro-castrense que hoy camina derecho hacia un nuevo colapso económico y social, supuso en algún momento que la propagación del coronavirus le sacaría de sus apuros. Sin embargo, nada de eso ocurrió y el milagro esperado no se produjo.

Por ello, en la Isla se pronostica, algo más que una tormenta, una debacle económica peor que la de principios de los 90’s que obligó a Fidel Castro a decretar el estado de catástrofe camuflado bajo el apelativo de “periodo especial en tiempos de paz”.

Duros han sido los golpes encajados desde 2013, en especial el recorte de 60 mil barriles por día en las entregas de petróleo venezolano y la insostenible merma en las remisas por concepto de exportación de mano de obra esclava (el régimen se queda con el 75% del salario mensual pagado a los expatriados).    

De hecho, cuba ha dejado de percibir los miles de millones de dólares por año, fruto del trabajo de sus “internacionalistas”. Con un panorama tan sombrío por delante, a la dictadura atrapada en su laberinto demagógico, sin amigos y sin aliados, sólo le quedaba esperar un milagro que no pudo ser el Covid19. Al régimen le fallaron los cálculos de ofertar más “brigadistas”.

Entre 1989 y 1993, grupos de colegas estadunidenses, europeos y latinoamericanos estuvimos en varias ocasiones en La Habana y una vez en Isla Juventud (en esta última los cubanos confinan a los estudiantes extranjeros, entre ellos saharauis). Hemos sido testigos todos de las penurias sufridas, aunque estoicamente disimuladas, por la población cubana.

Hoy y siempre, Prensa Latina hace alarde de algo que no tiene asidero alguno en la conducta de los países responsables, sugiriendo que la “brigada médica” cubana (los instructores militares de la guerrilla polisarista) no se resigna a salir de los campamentos de Tinduf y que allí permanece por humanismo y solidaridad con la (ficción) “Rasd”.

Nótese que en su cable, PL habla exclusivamente de Tinduf y omite la presencia cubana en el resto de Argelia. En ningún momento se refiere a los “internacionalistas” repartidos entre la Cabilia y el Sahara argelino y cuyo número rondaría los 50.000 según reveló a la prensa de Argel, el pasado mes de noviembre, la embajadora cubana Clara Margarita Pulido Escandell, al finalizar su misión en Argelia,.

En la zona inhóspita “del Sahara labora hoy la Brigada Médica de Cuba que, desde 1978, brinda colaboración con la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) en los Campamentos de Refugiados, en Tindouf, Argelia”, relata Prensa Latina.

Por mucho que PL intente maquillarla, la información carece de contenido y de por sí, de interés periodístico desde el momento en que no es convalidada por los censores del diario oficial Granma, la sagrada biblia del Partido Comunista, y tampoco es reproducida por la Agencia Cubana de Noticias (ACN, nacional).

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Plugin creado por AcIDc00L: noticias juegos
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web