Desastre de Anual, ocurrió en julio de 1921

Los magrebís víctimas de la España cavernícola


Por Hassan Achahbar

“Argelia tiene la batalla absolutamente perdida respecto al Sáhara, pero hace gestos para la galería”, sentencia el historiador español, José Luis Rodríguez Jiménez, autor de un trabajo sobre la “huida” de España del Sahara en 1975. Ese reprimido gemido resonó en el diario “La Voz de Asturias”, del pasado 11 de mayo.

Está claro y no podía ser de otra forma, que Argelia, lo mismo que España, “tiene la batalla absolutamente perdida respecto al Sáhara”, por carecer, ambas, de argumentos para seguir apañando a los capos del Frente Polisario y aportando su apoyo abierto o encubierto al separatismo saharaui.

En la cronica de “La Voz de Asturias” , Rodríguez Jiménez se queja porque España se ha sacado del juego y porque grandes potencias como “Estados Unidos y Francia inclinaron la balanza a favor de Marruecos”.

El historiador no niega que “la relación con Marruecos debe ser lo mejor posible porque existen intereses comunes”, pero al mismo tiempo lloriquea porque “España se mueve siempre a la defensiva, muestra debilidad”. “No es lógico que sean Marruecos y Argelia los que impongan todas las condiciones”, reprocha el especialista en el fascismo español.

Rodríguez Jiménez, al igual que muchos de sus coterráneos, se sitúa en la antípoda de lo que debería ser el espíritu de convivencia entre los pueblos marroquí y español. No es el único en afligirse, algo típico en las mentes colonialistas y acomplejadas, por ver como España se está quedando sin respuestas ante el despertar de su vecino del Sur.

Con ese tipo de pensamiento negativo y esa energía maligna, la España cavernícola echa mano de todo para mantener a flote al separatismo saharaui y seguir así presionando a Marruecos. Mientras, la España oficial juega a la inocente cuidándose de no irritar al vecino de enfrente.

En tal lógica cabe destacar, por ejemplo, el papel perturbador que han jugado a lo largo de cuatro décadas, y siguen jugando, las tenebrosas ONG’s disque solidarias, creadas por las reliquias del franquismo con el único propósito de denostar a Marruecos. Cabe, sobre todo, denunciar la goebbeliana campaña a cargo de intelectuales y artistas bonitos y políticos fascistoïdes de izquierda y derecha, pegándole insistentemente al moro.

Por ese motivo crece la sospecha de que si bien Argelia constituye un gran obstáculo ante la solución negociada al problema del Sahara, el hueso más duro de roer es España. Los argelinos han estado en condiciones y pudieron ser pieza clave para un arreglo definitivo del conflicto, pero desperdiciaron su chance y hoy su papel es meramente testimonial, siempre funcional a los intereses de Madrid.

Los tercos de Argel se han equivocado de pareja al plegarse a lo que dicta la España cavernícola sin percatarse que lo que más desvela a los españoles no es el caso del “pueblo saharaui”, sino la inevitable reconciliación entre magrebís, variable que Madrid baraja desde hace casi medio siglo.

Como muestra reciente está el enfoque dual que defiende la nueva izquierdista mercantilista españolista que, por un lado adhiere a los postulados de la España oficial, y por otro lado, extiende la mano criminal de la España cavernícola al separatismo saharaui.

Lejos están los españoles de asimilar aquel pensamiento expresado hace dos siglos por el aragonés Joaquín Costa: “los marroquíes han sido nuestros maestros y les debemos respeto; han sido nuestros hermanos, y les debemos amor; han sido nuestras víctimas, y les debemos reparación cumplida”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Plugin creado por AcIDc00L: key giveaway
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia