Hach Ahmed: el té amargo servido

Sahara: Hach Ahmed le abre al Polisario el frente latinoamericano


Por Hassan Achahbar

El chileno Esteban Silva Cuadra se molestó por una declaración exclusiva del disidente saharaui Hach Ahmed Baricalla al diario peruano Expreso, publicada el 19 de agosto de 2020. El activista, fundador de la fundida Asociación chilena de amistad con el pueblo saharaui, había sido jubilado por Argelia en 2012, tras el rotundo rechazo del país trasandino a reconocer como Estado a una entidad ficticia llamada “República saharaui” (RASD).

Hoy, el activista sin causa, vuelve a entusiasmarse con la idea de recuperar el cheque en dólares, reivindicarse como el abanderado del separatismo saharaui en la región, en un momento en que, sostiene, Marruecos emprendió una “campaña, que no tenemos dudas, se incrementará en el próximo período utilizando” la figura de Hach Ahmed “y sobre todo agitando (su) entrevista al diario Expreso”.

En “Carta Abierta”, el chileno se dirigió a Hach Ahmed para manifestarle su “sorpresa” ante el gesto del disidente de conceder una declaración exclusiva a un medio que (en 1996) “promovió y defendió efusivamente el unilateral y arbitrario ‘congelamiento’ (de) la relación bilateral de Perú con la RASD”, con el agravante de que la realizó es un “activista pro marroquí, Ricardo Sánchez Serra”.

“No voy a opinar sobre el fondo de la entrevista publicada en el diario fujimorista Expreso, (con la cual discrepo), pero mediante esta comunicación quisiera transmitirte mi opinión sobre la forma, contexto y estrategia política en que considero se inscribe tu entrevista difundida desde el Perú”, expresa la “Carta Abierta” difundida el  11 de septiembre.

Por lógica, el chileno está imposibilitado de meterse en la pelea entre saharauis y a “opinar sobre el fondo de la entrevista” de quien fue su jefe como “ministro para Latinoamérica y el Caribe” de la “RASD” y quien encabeza, desde el pasado mes de abril, el “Movimiento Saharaui por la Paz” (MSP, escindido del Polisario).

El chileno tampoco está facultado para discutir con Hach Ahled sus definiciones políticas y sus críticas a la cúpula corrupta del Polisario o su enfoque nuevo en busca de “una pronta solución (al conflicto saharaui) que termine con la pesadilla y los traumas de la guerra y el exilio, reunifique a las familias y abra un período de tranquilidad y bienestar emocional”.

En Cambio, Esteban Silva se ve autorizado y con derecho a atacar a Ricardo Sánchez Serra con quien colaboró en el pasado y formó tándem en apoyo al Polisario hasta 2016, cuando se rompió el conjuro y el peruano, ahora tildado de “vocero y empleado” de Marruecos, cortó el cordón que le unía al separatismo saharaui.

“Constato que Marruecos, a través de sus voceros y empleados, ha comenzado una costosa campaña de desprestigio en contra de los saharauis y del Frente Polisario en América Latina y el Caribe”, le lanza a la cara al peruano quien sigue, hasta el momento, guardando silencio.

No cabe duda de que motivos le sobran al chileno para estar molesto hasta consigo mismo. Entre 1998 y 2013, el político socialista allendista, se había forrado de petrodólares, más viajes pagados, vendiendo a los argelinos el espejismo de un inminente reconocimiento chileno a la virtual República saharaui.

Por su desgracia, las cosas no le salieron como las planeaba y de repente paró el maná que le brotaba de las arcas argelinas. Fue tiempo después de que en marzo de 2011 el gobierno del presidente chileno Sebastián Piñera dio a conocer su “No” definitivo al pedido de reconocimiento de la RASD.

Un año más tarde, el entonces “ministro para Latinoamérica y el Caribe” y hoy linchado disidente del Polisario, ordenó el retiro del gafe Zrug Laarusi, “embajador en misión” en Santiago desde 2010. Fue uno de sus últimos actos antes de renunciar al cargo de “ministro” ese mismo 2012.

Desde entonces, Esteban Silva, sin causa, sin cliente y sin el cheque en dólares, erra buscando chamba. Su drama se acentuó a partir de 2013 luego de la muerte de su otro padrino, el presidente venezolano Hugo Chávez.

La reaparición de Hach Ahmed en la escena latinoamericana, peleándole al Polisario la representación de los saharauis, le da nuevas alas al chileno aunque solo puede “opinar sobre la forma, contexto y estrategia política” de los hechos.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Plugin creado por AcIDc00L: key giveaway
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web