Mensaje de Miguel Díaz-Canel a la ONU

Y del “pueblo saharaui” se acordó el presidete cubano



Por Hassan Achahbar

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, se acordó del “pueblo saharaui” en su mensaje en video dirigido el martes a la Asamblea General de Naciones Unidas, reunida en su 75to periodo de sesiones.

En el discurso, nada original en cuanto a forma y contenidos, el cubano dedicó una sola línea al tema saharaui. Fue más que suficiente para su propósito de seguir remangando y suplicando por la reanudación de los interrumpidos suministros de crudo argelino a la Isla caribeña y la reincorporación a sus puestos de los cooperantes cubanos en distintas misiones en el país magrebí. Nótese que ni esa línea le merecieron los demás  temas africanos.  

Hace tres años que Argelia le dijo no al chantaje cubano, coincidiendo con el anuncio del restablecimiento de relaciones bilaterales entre La Habana y Rabat, en 2017, seguido del inoperante intercambio de embajadores residentes. Aun así, el castrismo anda machacando con el tema saharaui.

El año pasado, el genuflexo régimen de La Habana encajó otro golpe porque Díaz-Canel cometió el imperdonable error de omitir al Sahara en su discurso ante la XVIII Cumbre de Países No Alineados (NOAL), celebrada a finales de octubre de 2019 en Bakú, Azerbaiyán. El castigo ha sido doble: suspensión de embarques de crudo subvencionado y confinamiento de miles de cooperantes cubanos en Argelia.

En otro orden de cosas, el cubano se acordó de reiterar la solidaridad con otros dos aliados petroleros, la República Islámica de Irán “ante la escalada agresiva de los Estados Unidos” y el de la República Bolivariana de Venezuela, frente al mismo “agresor”.

Con el mismo oportunismo, ratificó su “rechazo a la intención de extender la presencia de la OTAN hasta las fronteras de Rusia” y condenó “enérgicamente las sanciones unilaterales e injustas contra la República Popular Democrática de Corea” y “la injerencia en los asuntos internos de la República Popular China”.

Y de paso, demandó “una solución justa al conflicto del Oriente Medio, que pasa por el ejercicio real del derecho inalienable del pueblo palestino a construir su propio Estado dentro de las fronteras anteriores a 1967 y con su capital en Jerusalén oriental”.

Por lo demás, el cubano centró su retórico discurso en la crítica habitual contra Estados Unidos, un poco de lo mismo que en años anteriores, con el mayor énfasis, esta vez, en lo referido a “la gravedad del momento actual” por la “epidemia global”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Plugin creado por AcIDc00L: key giveaway
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web