Embajador cubano en Rabat recibido por el ministro de cultura

Cuba-Marruecos: con mucha arena y poca cal


Por Hassan Achahbar

Cuba mantiene una relación atípica con Marruecos. Se trata en los hechos, de una relación inconsistente en la cual los dirigentes comunistas meten más arena y poca cal y que se perfila como viciada y engañosa.

El lunes 19 de octubre, se recibió en las redacciones de los medios de la Isla una nota distribuida por el ministerio de relaciones exteriores informando “sobre las potencialidades existentes para el intercambio de las dos naciones” en las ramas de la cultura y el deporte.

La nota de prensa de Minrex refiere un encuentro entre el ministro de cultura, deportes y juventud de Marruecos, Othman El Ferdaous, y el embajador de Cuba en Rabat, Javier Dómokos. Destaca los “nuevos espacios para la cooperación institucional” que se abren entre los dos países tras la reanudadas de las relaciones bilaterales en 2017 y el intercambio de embajadas en las respectivas capitales.

Es puro relleno comparado con otra nota divulgada el mismo día por la agencia Prensa Latina sobre el “dialogo” entre el dirigente comunista cubano, Ángel Arzuaga Reyes, y el representante del Polisario en La Habana, Omar Bulsan.

Arzuaga Reyes es nada menos que el encargado de las grandes misiones desde su cargo de vicejefe coordinador del Departamento de Relaciones Internacionales del poderoso Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC), que preside el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Partido y exjefe de Estado.

¿Simple coincidencia? La reunión Arzuaga-Bulsan se celebró un día antes de la sesión del Buró Político del CC del PCC que, bajo la presidencia del General Castro, analizó los temas que serán presentados en el VIII Congreso partidario en 2021.

Citando fuentes oficiales, Prensa Latina, detalla que en la reunión, el ‘funcionario” cubano “destacó que los nexos entre las revoluciones cubana y saharaui, arraigados desde hace décadas, responden a los sólidos lazos políticos y culturales entre dos pueblos hermanos”.

El dirigente comunista también “recordó las recientes intervenciones del presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, en foros internaciones donde ha insistido en el apoyo” de La Habana a la “República Saharaui”.

Debido al doble juego cubano, las relaciones entre La Habana y Rabat, interrumpidas durante 37 años, jamás alcanzarían su nivel de enero de 1980 cuando, en plena guerra fría, el castrismo, deshonrosamente, reaccionó por impulso solidario con Argelia reconociendo a la virtual República Saharaui.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Plugin creado por AcIDc00L: noticias juegos
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia