Brasil: el bolsonarismo ofende a los musulmanes.


Por Hassan Achahbar

Brasil está en su derecho de tejer alianzas y escoger los caminos que considere apropiados para quedar bien, congraciarse y agradar a quienes deba pleitesía y obediencia. Está más que perfecto que condene el terrorismo bajo todas sus formas y manifestaciones.

Lo condenable, sin embargo, lo inadmisible e intolerable es la amalgama que se hace de este pronunciamiento, la ofensa a los musulmanes.

El bolsonarismo no para de predicar su fobia y así quedó patente en la nota de prensa de su cancillería al informar el 29 de octubre sobre el atentado terrorista perpetrado, el mismo día, en Niza, Francia. En la nota, Itamaraty resaltó que el gobierno Bolsonaro trasladaba su solidaridad, “en especial” a los “cristianos y las personas de otras confesiones que sufren persecución y violencia debido a sus creencias”.

El mensaje se recibe con absoluta claridad y del espanto se toma recaudo, pese a que por cobardía mercantil, Itamaraty no tuvo el valor de especificar quiénes eran los violentos perseguidores y quiénes son esas “personas de otras confesiones” perseguidas.

Es un hecho que los musulmanes le valen una zanahoria al mandado clero evangélico que azuza a las huestes de Jair Bolsonaro, el exprelado de su congregación carioca, convertido por la gracia divina o por golpe de azar en presidente de Brasil.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Plugin creado por AcIDc00L: noticias juegos
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web