Iberoamérica: cuando Latinoamérica pierde el respeto a la ex metrópoli


Por Hassan AchahbarPoco o nada ha dado de sí la XXVII Cumbre Iberoamericana, celebrada de forma virtual, el 21 de abril, en el Principado de Andorra. Participaron de forma presencial, los jefes de Estado y de gobierno de España y Portugal y los de la nueva Troika constituida por Guatemala, Andorra y República Dominicana, sedes respectivamente de las ediciones 2018, 2021 y 2022.

Marruecos y varios países europeos y asiáticos participan en calidad de observadores. Los miembros de pleno derecho son Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, República Dominicana, Uruguay, Venezuela y Andorra que adhirió al grupo en 2004.

El Foro, promovido por España desde 1991 reúne los jefes de Estado y/o de gobierno de los países de habla hispana y lusa de Latinoamericana y de la península ibérica. El interés para Madrid es mantener viva la llama de una presencia española en las ex-colonias con el objetivo de presentarse ante los aliados europeos como interlocutor válido de América Latina, aunque en realidad, los latinoamericanos ya perdieron respeto a la ex metrópoli y España poco o nada tiene que proponerles.

La reunión de Andorra, convocada bajo el aparatoso lema “Innovación para el desarrollo sostenible y Objetivo 2030”, estaba prevista para noviembre del 2020 pero ha sido aplazada por la pandemia del Covid-19. Durante el evento, los discursos, tanto presenciales como virtuales, se centraron en la supuesta ayuda española a los países más afectados, la disponibilidad y el acceso universal a las vacunas.

La Cumbre Iberoamericana viene arrastrando sus flaquezas y fracasos desde la reunión de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, en 2003. Incompatibilidades ideológicas y de intereses, han sido la principal causa del divorcio entre la España imperial y la mayoría de los países latinoamericanos remando a la izquierda.

En la Cumbre “Bolivia 2003”, el presidente argentino Néstor Kirchner esquivó hablar con el Primer ministro español, el derechista José María Aznar. Luego, en la reunión de Santiago de Chile, en 2007, se produciría la famosa trifulca entre españoles y el presidente venezolano Hugo Chávez. Se recuerda la frase “¿por qué no te callas?”, pronunciada por Juan Carlos I para silenciar al bolivariano, que no paraba de interrumpir al jefe del ejecutivo español José Luis Rodríguez Zapatero.

El divorcio se consumó en la edición del 2011, realizada en Asunción, Paraguay, a la que se ausentaron los presidentes de Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, El Salvador, Honduras, Nicaragua, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. Desde entonces las cosas han ido de fracaso en fracaso.

Marcado por el desencanto y la indiferencia, el mecanismo se sigue hundiendo por más que se le intente reflotar. Las citas anuales pasaron a ser bianuales y la participación cada vez escasa. La Cumbre solo sobrevive como parte de ese viejo sueño de España de aparecer como potencia mundial.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Plugin creado por AcIDc00L: bundles
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia