Marruecos acusa a Alemania y España de atentar contra su soberanía en el Sahara


Por Eduardo Fernández S.*

Las acusaciones contra Alemania son graves. Marruecos acusó a Berlín de llevar a cabo una campaña de “actos hostiles y acciones atentatorias contra la soberanía marroquí sobre el Sahara”.

Rabat mantiene, simultáneamente, otro enfrentamiento diplomático abierto desde hace dos semanas contra España. Solo hace unos días, el gobierno marroquí advirtió a España de “las consecuencias” que tendrá el haber dado asilo a Brahim Ghali, jefe de la guerrilla separatista del Frente Polisario que por cinco décadas, con respaldo de Argelia, ha tratado de arrebatarle el Sahara a Marruecos.

En lo referente a Alemania, Rabat cuestionó el “activismo antagónico” demostrado por Berlín desde diciembre pasado cuando el entonces presidente Donald Trump reconoció la soberanía de Marruecos sobre su Sahara.

En rechazo a esa decisión, Alemania -por su enfrentamiento con la Casa Blanca- bloqueó los intentos de gobiernos europeos por sumarse a la iniciativa de Washington. Tras el anuncio de Trump, acompañado con la apertura de un consulado en el Sahara marroquí -al igual que una treintena de países del África, Medio Oriente y América Latina- Italia y Portugal acordaron inaugurar también sus respectivos consulados en esa región.

Berlín se interpuso en esa decisión y logró bloquearla con el argumento de que las acciones sobre política exterior deben tomarse entre todos los miembros de la Unión Europea.

En enero el gobierno de Alemania convocó en Berlín una conferencia sobre Libia y no invitó a Marruecos, país que en los últimos siete años ha promovido la paz entre las partes en el conflicto libio. Fue una forma de desconocer el papel regional de Rabat, dijo un comunicado de la cancillería marroquí.

Para colmo, por esos días, fue colocada en el edificio del parlamento regional de Bremen una bandera del Polisario. Ante ese nuevo acto hostil, el gobierno marroquí anunció en marzo la suspensión de toda relación oficial con el gobierno e instituciones alemanas.

Marruecos acusó también a Alemania de complicidad “con un exconvicto de actos terroristas”. Según The Spiegel se trata de Mohamed Hajib, un alemán de origen marroquí formado en una secta islámica radical en Pakistán.

Hajib estuvo 10 años preso en Marruecos por terrorismo. Tras ser liberado se refugió en Alemania donde es un youtuber que mantiene, a través de videos, una campaña sistemática contra el gobierno marroquí. Rabat acusó a Berlín de haber compartido con Hajib información sensible suministrada por los servicios secretos marroquíes.

Al no observar un cambio de actitud por parte de Alemania, en la antesala de una ruptura de relaciones, Rabat llamó esta semana a consultas a su embajadora en Berlín.

De acuerdo al ABC, la reacción de Marruecos se debe a que está respaldado por Estados Unidos en su causa de integridad territorial. “La administración Biden ha anunciado que no tiene intención de revertir el reconocimiento a la soberanía de Marruecos sobre el Sahara. El respaldo de Estados Unidos confirma el creciente poder político marroquí”, afirmó el rotativo.

Por su parte el prestigioso Instituto de Seguridad y Cultura de España dijo en un informe este lunes que “el reciente reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sahara es solo es último de una serie de éxitos diplomáticos, políticos y económicos del reino alauí”.

Con ese paso –continuó- Estados Unidos afianza su posición en la zona como “potencia equilibradora a través de su aliado marroquí” en un contexto de debilidad de los demás países de la región, lo cual convierte a Marruecos en “una apuesta sólida como garante de la seguridad regional”.

A eso se suma la construcción del gasoducto transahariano de 6,000 kilómetros a un costo de $25,000 millones que unirá Nigeria con Marruecos, que beneficiará a 13 países y reducirá la influencia de Argelia como proveedor de gas en la región.

Consecuencias para España

En otro frente diplomático, el gobierno marroquí advirtió a España de “las consecuencias” que tendrá el haber dado asilo a Ghali, el jefe de la guerrilla separatista Polisario.

En opinión de Marruecos, el gobierno de España no ha salvaguardado “los intereses estratégicos de dos países”, insistiendo en que dar refugio a Ghali lo que representa “un acto grave y contrario al espíritu de asociación y buena vecindad”.

Marruecos no ha adoptado hasta ahora contra España ninguna de las medidas aplicadas a Alemania, pero ha elevado el tono de la indignación retórica. En un comunicado publicado esta semana, el Ministerio de Exteriores marroquí consideró que la decisión de las autoridades españolas es “un acto premeditado” del que Rabat “toma nota” y rechaza como inválidas las razones humanitarias que España ha esgrimido para permitir hace tres semanas el ingreso de Ghali en un hospital público del país vasco. El jefe Polisario padece covid-19 y un prolongado cáncer en el sistema digestivo.

“Las consideraciones humanitarias no explican que sea cómplice de robo de identidad y falsificación de pasaportes, con la intención de eludir voluntariamente la ley”, denunció la Cancillería marroquí, en referencia al hecho de que Ghali entró en España con identidad argelina falsa.

“Las consideraciones humanitarias no pueden explicar la inacción de la justicia española, cuando se toma debidamente en consideración las denuncias documentadas”, sostuvo el comunicado oficial.

“Las consideraciones humanitarias –añadió- no pueden negar los reclamos legítimos de las víctimas de violaciones, torturas y violaciones masivas de derechos humanos cometidas por el líder de la milicia Polisario”.

El Confidencial calificó la llega del jefe del movimiento separatista a España como un hecho contrario a toda lógica diplomática. “Marruecos, ha dejado claro que se toma lo sucedido como una burla y una grave injerencia en sus asuntos internos. Un acto premeditado que traerá consecuencias. Las consecuencias, evidentemente, tendrán que ver desde la lucha contra el terrorismo islámico, hasta la inmigración, pasando por los tratados de pesca, las relaciones comerciales o la eterna tensión con Ceuta y Melilla”, dijo el diario digital.

Por su parte, Pablo Casado, líder del opositor Partido Popular, acusó al gobierno de Pedro Sánchez de una “irresponsabilidad histórica cometida contra un socio estratégico para España como lo es Marruecos”.

“Todo eso pone en riesgo la política de vecindad, de seguridad, de inmigración, de pesca, la agrícola, la turística y merma la influencia de España en el Mediterráneo. El panorama exterior es desolador”, opinó.

Casado afirmó que la actual política exterior de España “es claramente contraria a los intereses estratégicos de la OTAN y de Estados Unidos”. “España no pinta, en España no se confía, y se le ve otra vez como un problema”, subrayó. Después de cuatro meses instalado en la Casa Blanca, el presidente Joe Biden no ha llamado a Sánchez, como lo ha hecho con más de 40 líderes mundiales. Biden hablará con él cuando “las circunstancias lo permitan”, comentó un portavoz oficial en Washington.

“Un favor a Argelia que envenena la relación con Marruecos”, tituló este martes Reveló que mientras Ghali se recupera en el hospital San Pedro de Logroño, cerca de Zaragoza, el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz lo ha citado como imputado para el 1 de junio.

En su juzgado hay dos causas abiertas por delitos de lesa humanidad cometidos contra disidentes saharauis en los campamentos de refugiados de Tinduf, bajo control argelino. En caso de llegar a tomarle declaración, Pedraz decidirá si le impone medidas cautelares o le deja marchar libremente.

“El gobierno español estará a lo que decida la justicia. Nuestra tarea era salvarle la vida y ya lo hemos hecho”, dijeron fuentes diplomáticas al rotativo. Esas fuentes aseguraron que cuando se autorizó la entrada de Ghali a España, se advirtió que podría ser citado por el juez, lo cual contradice informes sobre el pedido de asilo para Ghali por parte de Argelia que incluía que no fuera llevado ante la Audiencia Nacional.

“Cuando se interpuso la querella, había poca esperanza de que se pudiera detener en España a Ghali, pero, ahora, la situación ha dado un giro inesperado. Pero ¿y si la entrada con identidad falsa en España no tenía que ver con Marruecos, sino con un intento de burlar a la Audiencia Nacional?”, se preguntó El Confidencial.

“¿Quién evitará que el gobierno aparezca como cómplice si el líder separatista acaba fugándose del país? De hecho, la sospecha de algunas de las partes implicadas en este caso, según el diario digital, es que se trata de “una maniobra” para permitirle que salga de España.

La Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos se ha mostrado indignada porque no se ha procedido al arresto de Ghali cuando tiene causas pendientes ante la justicia española por delitos de genocidio.

Por otro lado, nueve partidos políticos marroquíes, oficialistas y de oposición, encabezados por el gobernante Partido de Justicia y Desarrollo, expresaron “gran indignación y desaprobación” el asilo a Ghali lo cual consideran una acción “inaceptable y abiertamente provocadora para el Reino de Marruecos”. “Una puñalada por la espalda”, fue el calificativo que uso Nizar Baraka, líder del partido marroquí Istiqlal.

  • Publicado el 15 de mayo en https://www.laestrella.com.pa/

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Plugin creado por AcIDc00L: key giveaway
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia