Los marroquíes judíos en la Argentina, de Diana Epstein


En julio de 2016, entrevisté en Buenos Aires a Diana Epstein, historiadora e investigadora argentina, con motivo de la salida de su libro “Los marroquíes judíos en la Argentina, 1860-1970”. Reproduzco el contenido por considerar que la entrevista no perdió el interés. A Diana me la presentó mi buena amiga, la artista pintora tetuaní Esther Benmaman, muy activa en la promoción de todo lo relacionado con Marruecos y su cultura.

“La profesora e investigadora, Diana Epstein, profundiza en su libro el ser judío marroquí en la Argentina. Presenta un análisis de las principales vertientes teóricas y culturales y enfatiza sobre los factores claves del proceso de integración de los judíos marroquíes en la sociedad argentina. La autora goza de una larga trayectoria investigativa en el país y en diferentes ocasiones ha concurrido a congresos nacionales e internacionales en los que presentó artículos sobre el tema”.Dra Susana Murphy

Por Hassan Achahbar

“Los marroquíes judíos en la Argentina, 1860-1970” es una de las novedades editoriales recomendadas estos días por los libreros de Buenos Aires. El libro publicado por Editorial Biblos, es obra de Diana Epstein, profesora e investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet).

El libro de 174 páginas trata sobre la presencia de los “marroquíes judíos” en la Argentina desde el comienzo de la segunda mitad del siglo XIX, así como de “su rápida integración con la sociedad receptora, teniendo en cuenta su lengua, sus apellidos españoles y su limitada observancia religiosa”.

Diana Epstein desarrolla el tema en nueve grandes capítulos, buceando en los comportamientos de los integrantes del colectivo marroquí a lo largo de más de un siglo, en la vida religiosa de sus miembros, sus matrimonios, educación, tradiciones, actividades económicas, formas de relacionamiento con el resto de la comunidad judía, conflictos internos, instituciones, organizaciones asociativas, ‘redes sociales’, ejemplos de líderes comunitarios y características de cada uno de los grandes flujos migratorios (1860-1930 y 1961-1971).

La autora se apoya en una minuciosa bibliografía específica, exhaustiva documentacion y entrevistas orales referidas al tema logrando, independientemente de ciertos matices interpretativos, sintetizar y centrar el análisis en el contexto socio-histórico de la migración de los judíos de Marruecos, los factores de su cohesión inicial como el idioma y las prácticas religiosas.

En cuanto a la migración durante la década de 1960, Diana especifica que el fenómeno “representa un caso particular” en la historia de las migraciones judías ya que los “de Marruecos emigraron a pesar de que no fueran perseguidos por el Estado”. Éstos, se señala, “arribaron seducidos por la noticias alentadoras que habían recogido de los diarios, europeos y marroquíes, sobre la Argentina y por el conocimiento de que hallarían en el país una comunidad marroquí judía previamente establecida desde hacía casi un siglo”.

La autora reserva una mención especial a los que “llegaron al país a partir de la década de 1950 (que) mantienen fuertes lazos afectivos con Marruecos” y “gran parte de ellos retornan habitualmente como turistas o con el objetivo de realizar una peregrinación a sus santos”.

Pero el sentimiento es compartido por todos. La tangerina Miriam Hadida señala al respecto que “cada vez que voy a Marruecos siento una gran emoción”. De la misma manera se expresan los argentinos descendientes de marroquíes “a pesar del alto grado de integración en la sociedad local”.

“Tenemos algo muy fuerte con Marruecos, ahora que mis hijas son grandes y tengo tiempo, me tira la búsqueda de mis antepasados”, se expresa espontáneamente Sete Azulay.

La autora de “Los marroquíes judíos en la Argentina” subraya al respecto que “es el propio gobierno marroquí el que también los reconoce como integrantes de su nación”. Asimismo, destaca “un elemento distintivo” del comportamiento de la comunidad marroquí en la Argentina: “la voluntad de no romper los lazos con el país de origen” y este apego es correspondido por el “gobierno marroquí que no reniega de ellos sino que los reconoce como connacionales”.

Por ser “casi en su totalidad judía”, explica la autora, la inmigración marroquí en la Argentina durante el periodo estudiado formaba un colectivo étnico compacto que rápidamente logró integrarse. Agrega que tal grupo conformó un fragmento reducido del judaísmo en la Argentina y presentó características específicas en relación a los diversos grupos sefaradís y con el conjunto askenazi.

Registra además, que fueron los representantes judíos de casas de comercio extranjeras los que fundaron en 1862 en Buenos Aires una primera entidad judía posteriormente denominada “Congregación Israelita de la República Argentina” (CIRA). Mientras tanto, los marroquíes, cuyo arribo es anterior a la llegada masiva de judíos de Europa Oriental, crearon la “Congregación Israelita Latina” (CIL), disputándole así a la CIRA (NDLR: las siglas pertenecen hoy al Centro Islámico de la República Argentina) su hegemonía como única institución judía en la Argentina.

Señala que en 1917 el grupo marroquí adquirió en el centro de Buenos Aires un terreno para edificar una sinagoga de la comunidad, el “Gran Templo” de la calle Piedras, que fue inaugurado dos años más tarde bajo el nombre de “Bet El”. Sin embargo, habría que esperar hasta finales de la década de 1940 para solicitar una “autoridad religiosa propia”, hecho que se concretizó en 1951 con la llegada desde Tetuan del rabino Saadia Benzaquen, haciéndose cargo del rabinato de la Congregación Israelita Latina de Buenos Aires (CIL).

Hasta tal fecha, las escuelas religiosas creadas por la comunidad marroquí en diferentes regiones de la Argentina siempre fueron marginales pero la llegada del rabino Saadia Benzaquen produjo el cambio deseado para que la CIL inicie en 1964 una nueva gestión educativa productiva con un cuerpo docente altamente cualificado.

Diana Epstein destaca al respecto que muchos de los miembros de la comunidad eran maestros y que su “llegada estuvo estrechamente vinculada con la actividad que desplegó la JCA” (Jewish Colonization Assicuation) y también con la AIU (Alliance Israélite Universelle).

Acentúa en el mismo sentido que la primera escuela creada por la Alliance en el Magreb fue en Tetuan, en el norte de Marruecos, convirtiéndose así en matriz de profesores de otras escuelas. De esta manera el conocimiento del idioma español de “quienes egresaban de las escuelas de la AIU en Marruecos determinó que la JCA los eligiera para que fueran sus primeros maestros en las colonias judías de la Argentina”.

De hecho, el impacto que significó la creación de las escuelas de la AIU en Marruecos quedó rápidamente plasmado en la Argentina, donde la enseñanza primaria en las colonias era una necesidad imperiosa para los hijos de los primeros colonos y un recurso para lograr su integración.

Cuando los maestros marroquíes llegaron al país el panorama que encontraron “debió ser desolador” por el estado de las escuelas y el nivel de la enseñanza. Por esta razón se señalaba desde principios de la década de 1890 la necesidad de contar con un número mayor de profesores marroquíes, un personal cualificado difícil de reclutar en el país.

El resultado final no podía ser otro, cuenta la afable pintora Esther Benmaman, autora del cuadro que ilustra la tapa del libro.

Ya a mediados del siglo XX, la Argentina tenía una buena imagen en Marruecos, su sociedad resultaba atrayente y “se admiraba al argentino de origen marroquí porque era un hombre que retornaba bien vestido, educado y elegante”, afirma Benmaman que pertenece al segundo flujo migratorio.

No es fortuito que el historiador Haim Zafrani dedique una obra suya a “Su Majestad Mohammed V, Su Majestad Hassan II -que en paz descansen- y al actual monarca de marruecos, Su Majestad Mohammed VI, como reconocimiento a la labor que han hecho a través de la historia a favor de la comunidad hebrea de su país”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Plugin creado por AcIDc00L: bundles
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia