El canciller Óscar Maúrtua (d) saluda al presidente Pedro Castillo.

Perú: guerra entre el partido gobernante y el ministro que reanudó relaciones con el Polisario


El ministro peruano de relaciones exteriores, Óscar Maúrtua, que restableció las relaciones con el ente virtual llamado República saharaui a fin de agradar al ala radical del oficialismo, está en la cuerda floja, enfrentado al primer ministro Guido Bellido, que responde al secretario general del partido “Perú Libre” (PL), Vladimir Cerrón.

Óscar Maúrtua vendió su alma de diplomático de carrera al diablo y sacrificó las relaciones cordiales con Marruecos para calmar los ánimos de sus detractores de izquierda, incluidos el Premier Bellido y el chavista Cerrón, ambos pidiendo la cabeza del ministro.

Maúrtua es el segundo canciller del presidente Pedro Castillo desde el 28 de julio. Sustituyó al radical Héctor Béjar quien renunció el 17 de agosto por unas polémicas declaraciones hechas durante la campaña electoral en contra la Marina nacional.

El futuro del canciller y del vicecanciller está en manos del presidente de la República que sigue guardando silencio en un insostenible esfuerzo por guardar distancia del dúo Bellido-Cerrón.

Al ministro le cayó la furia del cielo el día 28 de septiembre, cuando defendía en el Congreso su acto infame contra la soberanía de Marruecos sobre su Sahara. Maúrtua fue instado ese mismo día a renunciar al cargo por contradecir la postura del jefe del Estado respecto a las relaciones con Venezuela, en especial su encuentro en México con el presidente Nicolás Maduro.

“Ha mostrado su docilidad y falta de firmeza (…) tergiversando la realidad y pretendiendo imponer al presidente de la República su agenda política, haciendo notar sus fobias y exclusiones por razones ideológicas que son inaceptables”, le increpan desde la bancada de Perú Libre en el Congreso.

El propio presidente del Consejo de ministros (Primer ministro) indicó que esperará recibir el pronunciamiento de la bancada del PL para tomar las providencias del caso. El gobierno tomará una decisión sobre la situación del ministro y de su vicecanciller, Luis Enrique Chávez, luego de que la bancada del Perú Libre solicitara la renuncia de ambos, afirmó el jefe del Gabinete ministerial.

La polémica saltó a los medios tras denunciarse un encuentro entre el presidente Castillo y el dictador venezolano Nicolás Maduro, reunión que según el ministro, no estaba agendada en el programa oficial de actividades del jefe de Estado en su primera gira internacional por México y Estados Unidos.

“Nuestra bancada exige la dimisión del Sr. Óscar Maúrtua de Romaña al cargo de ministro de Relaciones Exteriores, en la misma línea el vicecanciller Luis Enrique Chávez”, dijo el grupo parlamentario oficialista en un comunicado emitido en la mañana del 29 de septiembre, cuya redacción fue inspirada por el secretario general de Perú Libre, Vladimir Cerrón, y el Primer Guido Bellido.

El grupo calificó como desafortunadas las declaraciones del ministro ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso y denunció la complicidad “elocuente” del canciller con su vicecanciller Luis Enrique Chávez, en una posición sobre Venezuela opuesta a la del presidente Castillo.

“El canciller Maurtúa guardó silencio y su complicidad es elocuente frente a la osadía de su vicecanciller Luis Enrique Chávez de contradecir al presidente Pedro Castillo Terrones, en su decisión de mantener relaciones amistosas y de cooperación con la República Bolivariana de Venezuela y el Gobierno de Nicolás Maduro”, expresó.

El documento remete a las respuestas de Maúrtua durante su presentación ante la Comisión de Relaciones Exteriores, el 28 de septiembre, mostrando la “docilidad y falta de firmeza” ante las preguntas de los Congresistas sobre la reunión Castillo-Maduro en México, un encuentro confirmado por el primer ministro peruano Guido Bellido y por el propio dictador venezolano.

“Nuestro presidente tuvo una reunión con el presidente (Nicolás) Maduro para solucionar la crisis migratoria. Si al canciller o su adjunto no le gusta, tienen las puertas abiertas”, advirtió Guido Bellido en Twitter el 21 de septiembre.

“El Canciller Maúrtua ha mostrado su docilidad y falta de firmeza frente a la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso de la República, tergiversando la realidad y pretendiendo imponer al presidente de la República su agenda política, haciendo notar sus fobias y exclusiones por razones ideológicas que son inaceptables”, señala por su parte la bancada de Perú Libre.

Al respecto, el ministro dijo que “nadie sabía de la asistencia de Nicolás Maduro” a la VI Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y caribeños (Celac), celebrada el 19 de septiembre en la Ciudad de México, y que la reunión entre Castillo y el venezolano “no estuvo prevista”.

El 20 de septiembre, luego de que el presidente Castillo señalara en la Cumbre Celac que el Perú tendrá relaciones con todos los países “sin discriminación” ideológica, el vicecanciller indicó que el Perú no reconoce autoridades legítimas en Venezuela. Insistió que Lima no reconoce ni al chavista Nicolás Maduro ni al opositor Juan Guaidó, jefe del gobierno paralelo. “Esa es la posición del Perú (…), en este momento, la posición del Perú, reitero, es que desde el 5 de enero no reconoce ninguna autoridad legítima en Venezuela”, dijo.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Plugin creado por AcIDc00L: noticias juegos
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web