Bruno Rodríguez recibe al polisarista Ould Salek en Nueva York

Sahara: Cuba solo piensa en su lucrativa “solidaridad” con la virtual RASD


Por Hassan Achahbar

El gobierno de Cuba ha vuelto a jugársela, en un renovado impulso por congraciarse con Argelia, forzando situaciones e interviniendo, por ejemplo, para que los gobiernos del Perú y de Bolivia restablezcan las relaciones con la virtual y autoproclamada República saharaui (RASD).

Se sabe que la corriente pasa mal entre Argel y La Habana desde mediados de 2018 y que los dos regímenes casi no se comunican y apenas se hablan a través de terceros como lo demuestran los recurrentes encuentros entre los dirigentes cubanos y del separatismo saharaui.

Es en esa línea que el canciller cubano Bruno Rodríguez despachó, el pasado 14 de septiembre en La Habana, con el representante del separatista Frente Polisario en Nueva York, Mohamed Omar, con quién fijó una nueva cita, para el 28 del mes, con el disque canciller de la presunta RASD, Mohamed Salem Ould Salek.

Obsesionada con su lucrativa “solidaridad con el pueblo saharaui”, Cuba insiste en arremeterse contra el Reino. Lo he dicho y lo sostengo: el régimen castrista ha jurado amor eterno a Argelia y mientras no corrija sus nocivas desviaciones, ese régimen no será de fiar. Jamás lo estuvo y se tiene que ocurrir un milagro para que cambie.

Mientras, la diplomacia marroquí se inhibe a alzar la voz ante las múltiples y continuas provocaciones castristas y hasta parece que no le preocupan los hostigamientos que viene recibiendo de parte de un país con el cual Rabat ha restablecido relaciones en abril de 2017.

Por eso, creo sinceramente que el intercambio de embajadas residentes en Rabat y La Habana ha sido en vano y que es imperativo replantear el interés por esa decisión ya que, después de todo, las de relaciones bilaterales siguen igual de infructuosas.

Cuba no puede permanecer anclada en los años de la guerra fría en su relación con Marruecos. No ha valorado los gestos del Reino y tal vez, sería conveniente observar una pausa en el camino antes de ensayar con una nueva estrategia. Quizás se requiere un abordaje de las relaciones bilaterales más racional y menos pasional.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Plugin creado por AcIDc00L: bundles
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web